Famélica caballada rumbo al 24

  • URL copiada al portapapeles

Ahora resulta que nos vienen a contar cositas buenas de estos cinco ejemplares cuyo mérito ha sido escalar bajo los principios del servilismo con nado sincronizado y como peones de los gobernantes que en diferentes momentos, condujeron los destinos de Puebla.

La política es un poliedro de intereses donde los villanos se convierten en héroes de postilla que van mudando de piel y de colores.

En definitiva, el Movimiento de Regeneración Nacional la tiene complicadísima para elegir a un candidato de unidad a la gubernatura poblana.

Morena en Puebla, no está dividido. Está totalmente resquebrajado frente a las guerras de grupos internos, donde la mano del Gobernador no pesa tanto como él quisiera.

En estas guerras fratricidas, la llamada movilización “mediática” empezó a aventar el reflector a estos personajes que son todo, menos morenistas, a excepción de la ex Presidenta Municipal Claudia Rivera Vivanco, a la que se le concede el mérito de haber iniciado en los orígenes del movimiento.

A varios de esos personajes los persigue el halo implacable de la corrupción.

Los negocios al amparo de sus cargos han sido el fruto maldito que los marca como impresentables y con lastres de vida como para hacer una copiosa novela de sus andares por la política.

Los Mier son sin duda la representación mejor lograda de los camaleónicos políticos que mudan de piel y lealtad de acuerdo al sexenio y a la dimensión de sus prebendas.

Alejandro Armenta Mier y su inseparable séquito con el que transita en el mercadeo de favores, alianzas y alfiles, va sumando “lo que se ofrezca”.

Incluso alianzas y pactos que romperá en el momento más indicado si es que sus aspiraciones así lo ameritan. Habrá que preguntarle a Ricardo Monreal.

Su primo “Nachito” Mier dejó el diminutivo para olvidar su pasado priista y erigirse –según él- como un morenista que no embona con los principios de su Presidente AMLO.

Nacho es como el royal para los hot cakes. Esponja mucho pero no levanta.

Su sello ha sido el servilismo de aquel priismo de los viejos tiempos, donde fue un soldado sin pena ni gloria.

Sus negocios al amparo del poder vigente lo han llevado a ser un operador que de izquierda sólo tiene la mano, pero nada más.

Claudia Rivera Vivanco es la única que puede decirse morenista de cepa, cuya suela sí gastó en las calles.

Sin embargo, a ella la inunda la nube de su pésimo desempeño como alcaldesa poblana, donde los señalamientos de presunta corrupción, acoso laboral y violencia de género, la siguen a ella y a sus secuaces.

Claudia navega como tapete de la No Primera Dama, Beatriz Gutiérrez Müller, a quien no duda en citar no como aliada, sino su patrona.

De los otros dos personajes qué decir, cuando son tan débiles sus puntos a favor como para citarlos en una seria candidatura.

Sergio Salomón Céspedes está sellando su desempeño en el Congreso del Estado, con un desafortunado periodo, donde ni en tiempos de Moreno Valle se había visto tanto servilismo como ahora.

A Céspedes se le ve como un secretario más del gobernador que sólo acata, instruye pero no decide.

En resumen es un figura sin marca personal, ni peso político (aún) como para aspirar a gobernar la entidad.

Héctor Sánchez al frente del Tribunal Superior de Justicia es un personaje cuya autonomía es de cartón cuando se trata de hacerle espacio a los intereses del gobernador.

Sánchez sobrevivió al túnel del tiempo y brincó de la dorada etapa del morenovallismo, al círculo cercano del gobernador, para ser visible cuando sea necesario y así convenga.

El repaso de estos personajes colocados en el sensor mediático poblano, nos lleva a considerar la famélica caballada morenista que no tiene una figura fuerte, posicionada y con un buen puntaje de reputación para aspirar a mantener la gubernatura poblana en manos de morena.

Los tiempos irán sacando de la jugada a muchos que desde hoy sólo tienen en común: Los excesos en el ejercicio del poder, la presunta corrupción y la falta de memoria para mirar su pasado reciente.

 

@rubysoriano                                    @alquimistasdelpoder

 

losalquimistasdelpoder@gmail.com

 

www.alquimistasdelpoder.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles