Sin presupuesto para bullying en Puebla

Las víctimas de bullying en México y Puebla van en aumento cada año que pasa, al igual que el saldo fatal ocasionado por esta problemática.

En Puebla no existen estadísticas que permitan dimensionar el acoso escolar que viven las niñas, niños ni jóvenes. Es más, no hay un presupuesto para atender casos de acoso escolar, de acuerdo con datos de la Unidad de Transparencia de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, en el periodo de 2021 a agosto de 2023. 

En la entidad poblana no hay un presupuesto para atender el acoso escolar, ni se cuenta con información que vincule a los municipios con mayor incidencia de estas conductas; al menos eso es lo que se lee en la respuesta a una solicitud de acceso a la información realizada en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), con el número de folio 211200423000480, referente al estado de Puebla.

El solicitante requirió lineamientos, presupuesto y un desglose por municipios; solo para descubrir que estos últimos dos datos no existen. Y si bien en la entidad no encontramos investigaciones focalizadas al acoso escolar y las lesiones o consecuencias dentro de las instituciones educativas, sí hay registros de muertes ocasionadas por el acoso escolar.

Víctimas fatales de acoso escolar en Puebla

El acoso escolar es una problemática que ha costado miles de vidas en la República Mexicana, según información de la Gaceta Parlamentaria, con datos actualizados al 2022; donde estipula que este tipo de casos fueron causa directa de más de 200 mil fallecimientos ese año, ya sea por homicidio o inducción al suicidio.

Entre estas víctimas se encuentra Antonio de Jesús, quien murió a consecuencia de ser golpeado por sus compañeros en 2013; luego de pasar 15 meses en coma falleció en Amozoc. O el caso de Viviana, quien falleció después de ser empujada de las escaleras por sus compañeras en Atlixco, durante el 2016.

Lo anterior por mencionar algunos de los casos que han conmocionado a Puebla durante la última década debido a que terminaron en el fallecimiento de estudiantes.

Sin embargo, este tipo de sucesos son más comunes de lo que parecen. Hace tan solo dos meses, en noviembre del 2023, se viralizó el video de una joven siendo agredida por sus compañeras de la secundaria Manuel Ávila Camacho en el municipio de Libres; en el video se muestra a un grupo de chicas golpeando e insultando a la víctima.

Y el 30 de enero de 2024 se denunció un caso del turno vespertino del bachillerato del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, donde un joven fue agredido por sus compañeros, causándole heridas lacerantes en el área de la cara y a la altura de los ojos, las cuales requirieron puntos en la ceja. Dicha agresión fue consecuente a una serie de amenazas por parte de sus compañeros de clase.

Sus padres han denunciado esta agresión ante la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) y el caso se ha viralizado en internet, donde internautas se han encargado de denunciar la longevidad y normalización de este tipo de agresiones dentro de esta, una de las instituciones más prestigiosas del estado.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló en 2019 que nuestro país ocupaba el primer lugar a nivel internacional en casos de acoso escolar a nivel de educación básica.

¿Qué nos dicen los datos?

Según cifras del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, en donde se atienden y reciben llamadas de todas las entidades de la República Mexicana, siete de cada 10 niñas y niños sufren algún tipo de acoso o agresión en su entorno académico, mientras que ocho de cada 10 casos no son denunciados.

Los números no mienten, y en esta ocasión, son constantes. A través de las diferentes instancias y organizaciones, así como los métodos estadísticos, la presencia y conciencia colectiva sobre la percepción de esta problemática es evidente.

¿Qué dicen las autoridades poblanas?

En el estado de Puebla, la normatividad que rige este tipo de situaciones son una serie de aproximadamente 10 lineamientos, dirigidos en su mayoría a escuelas de educación básica y media superior, que se aplican tanto a alumnos como a maestros.

En ellos se hace hincapié en la importancia de la prevención, pero al mismo tiempo están carentes de protocolos y acciones contundentes, ya que solo dos de estos contienen protocolos que ahondan en las posibles consecuencias aplicables. 

En la exposición de motivos para la iniciativa de decreto de reforma el Artículo 12 de la Ley de la Juventud para el estado de Puebla, se añade la consideración de modalidad de acoso escolar, acoso cibernético y delito contra la intimidad sexual.

No obstante, en la entidad no se cuenta con un presupuesto para atender casos de acoso escolar, lo cual se traduce en pocas o nulas acciones en contra de este tipo de delitos.

Lee también: 2 de cada 10 poblanas y poblanos han sufrido bullying en redes

  • URL copiada al portapapeles