Islam en Puebla: así celebra una comunidad el Ramadán

En la ciudad de Puebla se encuentra una pequeña comunidad de musulmanes que celebran su mes sagrado: el Ramadán.

  • URL copiada al portapapeles

La ciudad de Puebla se caracteriza por congregar una gran variedad de culturas y por adoptar otras. Si bien desde que la ciudad comenzó a poblarse en sus inicios, las diversas comunidades que han logrado adaptarse al clima y su cultura han prosperado con el tiempo. 

Una de ellas es la comunidad musulmana, la cual se instaló en la Angelópolis desde el 2004. En sus inicios se refugiaron en un edificio del Centro Histórico frente a la Catedral, en la avenida 16 de Septiembre y la 3 Poniente. 

Sin embargo, fue hasta 2014 cuando se logró constituir legalmente como una agrupación religiosa que representa a la comunidad islámica o a los musulmanes. Los motivos para migrar a México desde su país natal son diversos, algunos lo hicieron por trabajo, otros llegaron para visitarlo como turistas y se enamoraron del país, otros más encontraron el amor con mexicanas y optaron por quedarse a vivir aquí con sus nuevas familias.

Su Imán o líder religioso, Mukhtar Farhati nos abrió las puertas de su musalah, o sitio menor para oraciones, donde nos platicó sobre una de sus tradiciones más antiguas el Ramadán. Para poder ingresar a la musalah nos colocaron un velo llamado hiyab, el cual cubre la cabeza y el pecho que pueden usar las mujeres musulmanas, como un símbolo de modestia y privacidad. 

Y es que, al estar dentro de la musalah, puedes percatarte de las diferencias que existen entre hombre y mujeres, ya que están separados en el recinto para poder orar, es decir, al llegar al Centro Islámico existen dos entradas, una es para los varones y la otra para las mujeres.

Otra de las diferencias es que, las mujeres tienen que portar en todo momento el hiyab y su túnica; sin embargo, los varones no portan algún tipo de ropa en particular. 

Al cuestionar a alguna de las mujeres sobre el uso del hiyab o velo, nos comentaron que no les molesta el usarlo, incluso se han acostumbrado tanto a él que cuando no lo portan se sienten incómodas.

En el caso de las niñas, según la tradición musulmana, no es necesario que se utilice un hiyab, hasta que comience su primera menstruación; sin embargo, algunas madres del centro optaron por colocarles un velo y túnicas a las niñas. 

¿Por qué existe una comunidad islámica en Puebla? El Imán Farhati nos explicó que la mayoría de los hombres como él provienen de países musulmanes y que emigraron a la capital poblana por trabajo. Dentro del recinto es notorio que la mayoría de los hombres son extranjeros, pero en el caso de las mujeres, todas son mexicanas que contrajeron nupcias con los devotos del islam.

La celebración del mes sagrado 

Ya dentro del Centro Islámico, el Imán nos explicó que el Ramadán es una conmemoración de la primera revelación del profeta Mahoma y está considerado como uno de los Cinco Pilares del Islam, y es el noveno mes del calendario Islámico respetado por musulmanes en todo el mundo como el mes de ayuno. Pero no tiene una fecha específica pues se celebra según cambia el mes lunar.

“El Ramadán es un mes de ayuno, lo hacemos como musulmanes para complacer a Dios, Dejamos de comer y beber durante todo el día hasta la puesta del sol,” indicó.

Durante el mes de Ramadán queda prohibido comer, fumar, beber y tener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta del Sol. De acuerdo con las tradiciones, el ayuno se rompe tomando leche, comiendo frutas y dátiles.


¿Por qué se celebra del Ramadán? 

Ya dentro del Centro Islámico, el Imán nos explicó que el Ramadán es una conmemoración de la primera revelación del profeta Mahoma y está considerado como uno de los Cinco Pilares del Islam, y es el noveno mes del calendario Islámico respetado por musulmanes en todo el mundo como el mes de ayuno. Pero no tiene una fecha específica pues se celebra según cambia el mes lunar. 

“El Ramadán es un mes de ayuno, lo hacemos como musulmanes para complacer a Dios, Dejamos de comer y beber durante todo el día hasta la puesta del sol,” indicó.

Durante el mes de Ramadán queda prohibido comer, fumar, beber y tener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta del Sol. De acuerdo con las tradiciones, el ayuno se rompe tomando leche, comiendo frutas y dátiles. 


Los cinco pilares del islam 

Como mencionó el Imán Mukhtar Farhati, las mujeres y hombres deben abstenerse de los placeres corporales, durante el mes de Ramadán. Desde el amanecer hasta el anochecer, se debe dedicar el momento a la contemplación, devoción y rememoración a Dios.

También la comunidad musulmana dedica este tiempo para donar a los pobres, en especial a final de mes. Para atenuar los malos actos cometidos dentro de la familia como hablar mal de alguien, guardar rencores y mentir.


El estigma de una religión 

La comunidad enfrenta críticas, debido a las noticias y el estigma que han generado algunos grupos radicales sobre la misoginia o el terrorismo con que tanto se liga mediáticamente al islam. 

“Somos gente de paz, nada de lo que dicen en los medios y las películas es cierto; sin embargo, siempre hay gente fanática, los fanáticos musulmanes no representan el islam,” señaló.

Ahora con la pandemia, la celebración ha cambiado un poco pues en las instalaciones no hay muchas personas, como anteriormente había el viernes, que para los católicos equivaldría a la misa dominical. Así mismo en el lugar se tiene que traer el cubrebocas y el gel anti-bacterial. 

Debido a la pandemia, algunas tradiciones tuvieron que ser eliminadas como el beso en las dos mejillas, los cuales iban acompañados con la frase “As-salum Aláikum" (que Dios te de protección y seguridad), y que en la tradición católica se podría comparar con el “Dios te cuide”, que nos regalan nuestras madres al salir de nuestros hogares. 

En México existen 7 mil 982 creyentes del islam, de acuerdo con el último censo del INEGI. Sin embargo, la cifra de creyentes ajenos al catolicismo ha disminuido en el país. Durante el Censo 2010, cerca del 2.4 por ciento de la población se consideraba judío, musulmán, budista; ahora esa cifra cayó hasta el 0.2 por ciento. 

También la religión católica ha registrado una baja de creyentes, hoy por hoy el 77.7 por ciento de mexicanos se considera católico, mientras que el 8.1 por ciento se consideró sin religión.

Actualmente el Centro Islámico se encuentra sobre el Bulevar 5 de Mayo y la 43 Oriente, el cual se caracteriza por sus puertas con mosaicos azules y flores en un rosa claro, como si fuera un caleidoscopio gigante.










Fotos de Karen Rojas

  • URL copiada al portapapeles