La Vecindad

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


02 Ene 2020

¡Qué tal, vecinos! Pues el primer mes del 2020 ya está dando sus primeros pasos y en estos primeros días han sucedido un par de cosas que seguro dictarán la agenda los próximos días, hasta que “la cuesta de enero” —que luego dura hasta febrero o abril— nos alcance.

Entrando en tema, ya se supo que la diputada Nora Merino Escamilla quiere que el gobernador Miguel Barbosa Huerta dedique su tiempo al el reordenamiento del comercio ambulante en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla, lo cual, para ser francos, parece un despropósito. ¿Por qué?

Primero, porque la ley indica que es facultad del gobierno municipal, en este caso el gobierno encabezado por Claudia Rivera.

En segundo lugar, quizá la legisladora no lo ve, pero el mandatario estatal debe estar más interesado en reducir la violencia y la inseguridad que en concentrarse en un perímetro de diez manzanas. En todo caso la legisladora, como representante de un distrito de la capital, sí podría intervenir directamente y no endosarle al titular del Ejecutivo algo que está fuera de sus facultades

Mientras tanto sigamos admirando el peculiar decorado del Centro Histórico de Puebla, con tintes de ambulantaje, tráfico, armatostes en la catedral y basura. ¡Chulada!

Miren ustedes, vecinos, tal parece que María de Lourdes Rosales ya hizo público uno de sus deseos, porque por ahora luce como más que un propósito que en este año se reduzca la inseguridad en la capital. La funcionaria presume que en noviembre del 2019 reportaron una baja de 12.5 por ciento en la incidencia delictiva, aunque ese año cerró con muchos casos y violencia. ¿Será?

Por supuesto que puede lograr esa meta si de verdad dedica su esfuerzo en que los elementos de la Policía Municipal cubran las zonas según la estrategia que quieran implementar.

Como sea, esperemos que ésa u otra estrategia ayuden a combatir la inseguridad, para que este 2020 no se desborden las ratas.

Entrando en temas ambientales, algo que estará en boca de todos durante este año: les platicamos que para que la reforma que eliminó el uso de bolsas de plástico en tiendas y supermercados obtenga éxito, no sólo requiere la intervención de las autoridades, sino también la voluntad de los consumidores; es decir, de ustedes, vecinos. Y es que hay que reconocerlo: muchas veces es ahí en donde existen resistencias al cambio.

Así que en el gobierno de la ciudad tendrán que inspeccionar quiénes sí cumplen y quiénes no, conforme a los plazos previstos; mientras que la gente debe sensibilizarse y llevar su propio morral. Así, a la antigüita.

¿El pilón? Bueno, y es que como siempre pasa, aunque ya se puede pagar el control vehicular y alistarse para el reemplacamiento, parece que no interesa a muchos vecinos. Eso sí, cuando esté por vencer el plazo o el canje encima, las filas y las horas perdidas serán interminables.

Ahora que tampoco estaría mal que las autoridades informen sobre la apertura de sus cajas. ¡Claro!, salvo que no sea una prioridad.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles