VARIELALIA

Miguel Campos Ramos  La sabiduría de “Gabo” Existe la idea en no pocos críticos literarios, y hasta en muchos de sus lectores, de que Gabriel García Márquez no es ni el gran escritor que creemos que es, ni el mejor del mundo hispanohablante. Juan Carlos Onetti, por ejemplo, para muchos es el mejor. En esto de la literatura el asunto más que de críticos es de lectores, y entre los lectores, de gusto. El propio “Gabo” dijo alguna vez que la novela Pedro Páramo, de Juan Rulfo, quizá no es la mejor de un autor mexicano, pero sí la más bella. Igual cabría decir de él: quizá no sea ni el gran escritor ni mucho menos el mejor de Hispanoamérica, pero de que es el más sabio, lo es. Con motivo de los 45 años de publicada su novela más exitosa, Cien años de soledad, y los 85 de su nacimiento, el mercado del libro se lanza a la publicación, “on line”, precisamente de esta novela, y de otros tres de sus libros, y gracia a esto miles o quizá millones de lectores tendrán a su alcance, a un precio relativamente más barato que en formato de libro impreso, estas obras. ¡Por qué vale la pena leer a Gabriel García Márquez? Mi opinión es que por dos motivos: uno, el desparpajo con que escribe, lo cual lo hace accesible y ameno; pero sobre todo por la sabiduría que guardan sus libros, con frases dichas por sus personajes, que algún día se recopilarán como frases célebres. Me vienen a la mente dos, una de las cuales espero no ofenda a los lectores de este diario. La primera es suave, habla del tiempo. Un día, uno de los hijos de Úrsula, la matriarca de la familia Buendía de Cien años de soledad, vuelve al hogar después de muchos años. Ve a su madre, ya anciana, y le dice: “El tiempo pasa”. Úrsula, al verlo, repone: “Pero no tanto”. Es una especie de paradoja respecto a la relatividad del tiempo. En El amor en los tiempos del cólera hay una frase, dicha por una mulata, que establece una nueva división de la clases sociales, no entre ricos y pobres, ni entre trabajadores y capitalistas, sino simplemente entre quienes tienen buena digestión y quienes no. La frase establece que sólo hay dos tipos de personas: “las que cagan bien, y las que cagan mal” (sic). Es decir, los primeros son felices; los segundos, no, aunque sean millonarios. De Don Quijote de la Mancha, la novela señera de Miguel de Cervantes Saavedra, también se ha dicho que no es el gran libro que muchos creen, pero sí uno de los que contiene más sabiduría, quizá sólo atrás de La biblia. Cervantes publicó su Don Quijote a los 58 años de edad, cualquiera diría que en la edad de la sabiduría. Y García Márquez Cien años de soledad, a los 39. Sin embargo, el asunto de la sabiduría no es cosa de edad, sino de saber mirar al ser humano y reflejarlo en una obra. Eso ha hecho “Gabo”. miguel@edicionesmagno.com www.edicionesmagno.com blog:elpanoptico.bligoo.com.mx twitter:@miguelcamposram
  • URL copiada al portapapeles