Paseo San Francisco: arquitectura temporal, moderna e histórica

El Paseo San Francisco es un espacio en constante evolución. Una fusión de lo antiguo y lo moderno en un entorno atemporal.

En el ahora complejo comercial Paseo San Francisco, ubicado en el corazón de la capital poblana, se encuentra un rincón que fue testigo de la historia de la ciudad y es testimonio vivo de la arquitectura colonial, ocupando lo que alguna vez fueron un conjunto de propiedades.

En 1996, durante el gobierno de Manuel Bartlett Díaz, fueron expropiados aproximadamente 60 inmuebles de Paseo de San Francisco para utilidad pública, entre los que destacan la fábrica La Constancia, Casa Villa Flora, el Estanque de los Pescaditos, la fábrica La Violeta, y muchos otros.

 

Un vistazo a la historia

El Paseo San Francisco tiene sus raíces en el pasado de la misma ciudad, ya que fue ahí donde se fundó Puebla en 1531. Los vestigios arqueológicos encontrados en la zona datan desde la época prehispánica hasta la etapa industrial

Uno de los sitios históricos más notables del Paseo San Francisco es la casa de García Aguilar, uno de los fundadores de Puebla, quien fue capitán de Hernán Cortés, y cuyos restos aún se encuentran en este lugar, recordándonos la época de la conquista y la fundación de la ciudad.

 

Puebla y la arquitectura colonial

El Paseo San Francisco es un testimonio vivo de la arquitectura virreinal que caracteriza a Puebla y a buena parte del centro del país. Edificios con fachadas de cantera, balcones de hierro forjado y techos de teja roja sobresalen a lo largo de calles empedradas, que a pasar del tiempo han sido restauradas y conservadas cuidadosamente. 

Uno de los puntos destacados es el complejo hidráulico y los hornos de cerámica mayólica del siglo XVII, elementos que se han mantenido en excelente estado como legado de los artesanos de la época.

El Paseo San Francisco es un espacio en constante evolución. Una fusión de lo antiguo y lo moderno que proporciona a los visitantes una oportunidad de disfrutar de tiendas, restaurantes y entretenimiento, todo dentro de un entorno atemporal.

Es un sitio que trasciende sobre el tiempo, donde la historia y la arquitectura cuentan parte de la historia de la ciudad, un patrimonio cultural para Puebla que renace en pleno siglo XXI.

  • URL copiada al portapapeles