#ViolenciaDigital: El caso Anáhuac Mérida que demostró, una vez más, que lo virtual también es real

Diversos colectivos han condenado los hechos que expusieron a cientos de mujeres y exigieron a las autoridades que este tipo de acciones cesen por completo.

Recientemente, a través de redes sociales la colectiva Sororidad Anáhuac denunció la existencia de un chat de Telegram de más de mil 200 usuarios -presuntos estudiantes- donde se compartían fotografías y videos íntimos de sus compañeras sin su consentimiento.

Presuntamente en este chat se encontraban estudiantes de varias universidades del estado de Yucatán como Universidad Marista, la Universidad Autónoma de Yucatán y la Universidad Anáhuac Mérida.

Luego de que se hicieran viral las denuncias, la activista Olimpia Coral Melo ofreció su apoyo a la colectiva; a través de un comunicado, expresó su acompañamiento, debido a la magnitud del caso, pues se trata de la denuncia de filtración de contenido audiovisual íntimo de mujeres más grande.

En él, destacó la importancia de saber qué es lo que quieren las víctimas y les pidió ponerse en contacto con el Frente Nacional para la Sororidad a través del correo electrónico leyolimpia@gmail.com

Esto con la finalidad de que se pudieran asegurar de que ellas están bien, que no se encuentran en una situación de peligro y para poder difundir información certera.

“Para nosotras es primordial saber cuáles son las acciones que a ustedes las hacen sentir cómodas y respaldadas, porque lo más importante es su estabilidad emocional y autocuidado”.

Asimismo, les recordó que es muy importante que hagan sus denuncias ante las autoridades correspondientes para que pueda proceder legalmente.

Por su parte, la Universidad Anáhuac Mérida informó que ya se está investigando estos hechos para dar con los responsables y en caso de resultar ser estudiantes de su institución se les expulsará.

Además, informaron que están colaborando con las autoridades de la Fiscalía General del Estado de Yucatán, así como con la policía cibernética para dar con ellos.

 

A partir de las denuncias presentadas por la colectiva vía Instagram, la cuenta dónde se presentaron los hechos fue retirada, por lo que hasta ahora se han tratado de rescatar estas denuncias por otras vías digitales.

Hasta el momento, se sabe que los implicados están buscando crear cuentas de respaldo para continuar cometiendo estos actos.

La violencia digital se define como actos de acoso, hostigamiento, amenazas, vulneración de datos e información privada.

También difusión de contenido sexual (fotos, video, audios) sin consentimiento a través de redes sociales que atente contra la integridad, libertad, la vida privada o vulnere algún derecho.

  • URL copiada al portapapeles