Desaparece por segunda vez la ambientalista Irma Galindo

Fue vista por última vez el pasado 27 de octubre en la comunidad de Mier y Terán en el municipio de Atatlahuca, en la Mixteca de Oaxaca.

La defensora de los bosques de la mixteca de Oaxaca, Irma Galindo Barrios, fue vista por última vez el pasado 27 de octubre, según informaron varias organizaciones.

“El 29 de octubre debía asistir a la Junta de Gobierno del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en Ciudad de México, pero nunca llegó. La defensora llevaba resguardándose por su cuenta desde 2019 a falta de mecanismos de protección estatales”, explicó la organización Red Nacional de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos en México.

La desaparición de la ambientalista se da en medio de la violencia desatada por grupos que buscan el control de los bosques de la zona, la cual ha llevado al desplazamiento de las comunidades nativas.

Recientemente, Galindo había estado manifestándose en el Zócalo de la Ciudad de México en contra de los “talamontes”.

También lee: Cambio climático, el futuro parece desesperanzador: podría afectar a mil 200 millones de personas para 2070

Desde ayer se corrió la voz de su desaparición y pronto las redes sociales se llenaron con imágenes de su rostro y recordatorios de que, desde 2018, la activista había enfrentado “intimidación, hostigamiento, persecución campañas de difamación y amenazas de muerte” por parte de servidores públicos debido a su labor.

Galindo lleva años tratando de evitar la tala de especies como el pino o encino y trabajando en la defensa del Bosque Ñuu Savi, una región montañosa que se encuentra entre los estados de Guerrero, Puebla y Oaxaca.

Las intimidaciones contra ella iniciaron en 2018 porque denunció entonces la tala de bosques en el municipio de San Esteban Atatlahuca (Oaxaca) ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Esta no es la primera vez que desaparece, en 2019, se reportó el desconocimiento de su paradero y, ante la inacción de las autoridades, fue gracias a la coordinación entre defensoras y la sociedad civil que se logró su localización.

Desde entonces, Galindo solicitó la protección de los mecanismos del gobierno para salvaguardar su integridad. Y fue hasta este año que fue designada como beneficiaria del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Sin embargo, la Red detallo que, “el análisis de riesgo de la defensora Irma fue calificado, por parte del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, como ‘ordinario’, lo que significa que ‘puede esperar’ y que ‘su vida no corre peligro’”.

Por ello, a través de un comunicado, la organización ha solicitado la intervención de las autoridades.

“Exigimos a las autoridades mexicanas una investigación rápida e independiente que garantice la aparición con vida de la defensora Irma Galindo. Pedimos a la comunidad internacional y a nuestras aliadas que se mantengan vigilantes ante esta situación y que nos ayuden a demandar la aparición con vida de Irma”.

Ayer la Fiscalía del Estado de Oaxaca apenas emitió la alerta rosa por la desaparición, señalando que la ambientalista de 41 años fue vista por última vez en la comunidad de Mier y Terán en el municipio de Atatlahuca, en la Mixteca de Oaxaca.

Irma es una mujer que mide 1.52 metros de estatura, tez morena, cara ovalada, frente chica, ceja regular, ojos medianos, nariz chata, boca grande y labios gruesos.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Gobernación (Segob), desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador tomó posesión de su cargo en diciembre de 2018, se han registrado 94 homicidios de personas defensoras de derechos humanos.

  • URL copiada al portapapeles