En desarrollo, vacunas contra el causante del Covid-19 que no necesitan refrigeración

Un equipo de científicos de la Universidad de California han desarrollado prototipos de vacunas contra Covid-19 que no necesitan refrigeración

Un equipo de científicos y nanoingenieros de la Universidad de California en San Diego han desarrollado prototipos de vacunas contra Covid-19 que no necesitan refrigeración por lo que, si al final son seguras y eficaces para las personas, supondrán un giro en la distribución mundial, especialmente en zonas rurales o en los lugares con pocos recursos.

Cabe resaltar que los primeros ensayos de estas vacunas en ratones arrojaron una alta producción de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 (el virus que causa la enfermedad de covid-19).

Nicole Steinmetz, profesora de nanoingeniería y directora del Centro de Nanoinmunoingeniería de la Escuela de Ingeniería Jacobs de la Universidad de California, aseguró que esta tecnología permite que las vacunas sean “térmicamente estables, por lo que podrían llegar fácilmente a lugares donde no es posible instalar congeladores”.

Para fabricarlas, los investigadores emplearon plantas de caupí (frijol) y bacterias E. coli para generar cultivos del virus vegetal y del bacteriófago, en nanopartículas con forma de bola a las que adjuntaron un pequeño trozo de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 a la superficie.

Lee también: Suman ya 12 contagios confirmados en escuelas de la entidad poblana

El resultado es una nanopartícula con el aspecto de un virus infeccioso que no es infeccioso ni en animales ni en humanos, pero que engaña al sistema inmunitario y estimula al organismo para generar una respuesta contra el coronavirus.

Entre las ventajas de usar virus vegetales y bacteriófagos para hacer vacunas, los investigadores recuerdan que son fáciles y baratos de producir a gran escala porque cultivar plantas es fácil y no requiere una infraestructura demasiado sofisticada.

Otra gran ventaja es que estas nanopartículas son extremadamente estables a altas temperaturas, lo que permite almacenar las vacunas sin necesidad de refrigeración.

Las vacunas hechas con este método no necesitan conservarse en frío y pueden prepararse en implantes o parches de microagujas o pueden administrarse con inyecciones.

Además, pueden someterse a procesos de fabricación que utilizan calor. De hecho, el equipo los utiliza para envasar sus vacunas en implantes de polímero y parches de microagujas.

Los implantes, por ejemplo, que se inyectan bajo la piel y liberan lentamente la vacuna a lo largo de un mes, sólo tendrían que administrarse una vez, mientras que los parches de microagujas, que pueden llevarse en el brazo sin dolor ni molestias, permitirían a las personas autoadministrarse la vacuna.

Los investigadores han probado ambas candidatas a vacuna en ratones con implantes, parches e inyecciones, y los tres métodos dieron altos niveles de anticuerpos neutralizantes en la sangre contra el SARS-CoV-2.

No obstante, las vacunas todavía tienen un largo camino que recorrer antes de llegar a los ensayos clínicos. En el futuro, el equipo probará si las vacunas protegen contra la infección por Covid-19, así como sus variantes y otros coronavirus mortales. 

  • URL copiada al portapapeles