Zeuxis, luchadora por admiración

David PORTILLO De niña, soñaba con ser bailarina de danzas clásicas, pero el destino la llevó a un deporte que nunca se imaginó practicar, como la lucha libre. A sus 26 años de edad, Zeuxis se ha posicionado como una de las mejores amazonas del ring, con apenas 6 años de experiencia en el pancracio mexicano. “De chiquita yo quería ser bailarina de ballet, estudié música, teatro, pero al final Dios sabe en que momento pone las cosas en tu vida y me puso la lucha libre y ahora me debo a este deporte y tengo que seguirla amando”, señaló la gladiadora. Originaría de San Juan, Puerto Rico pero con la nacionalidad mexicana por parte materna, Zeuxis reveló que sus inicios en este deporte se dieron por afición y admiración a una de las gladiadoras más importantes del país. “De manera profesional voy para seis años dentro del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), estuve un año como independiente. Empecé por afición, la admiración por Marcela fue mi motivación y ahora que la tengo como rival es un honor enfrentar a la mejor de México”, enfatizó. Por diferencias familiares desde el año y medio de edad regresó con su mamá a tierras aztecas, pero eso no fue impedimento para que la joven joya del CMLL mantuviera buena relación con su padre, quien hace poco tiempo reveló que falleció, siendo uno de los golpes más fuertes en su vida. “Mi papá falleció hace poco, tuve una buena comunicación con él, pero mi madre lo es todo, es mi amiga, la que siempre me ha apoyado en cada una de mis decisiones. Me apoyó desde un momento que quería ser luchadora, mi familia están inconformes que me dedique a este deporte, pero me siguen apoyando, lo que le importa a mi familia es mi facilidad y esa es arriba de un ring”, resaltó la originaria de Puerto Rico. La puertorriqueña es la luchadora que atrapa la atención más que el resto de todas las rudas. Su sexy figura combinado con un estilo agresivo arriba del ring, son una combinación poco vista que enamoraría a cualquiera que le vea pelear. “En mi persona soy casi la misma, me gusta trabajar en lo que quiero, soy muy aferrada a las cosas que quiero, me gusta que me cuesten trabajo porque son las que más valen la pena y se disfrutan más”, dijo. Consciente de que el deporte de los lances y llaves implica la misma responsabilidad como si tuviera un hijo, ser una joven mujer aguerrida a sus sueños, le permitieron culminar sus estudios como licenciada en fisioterapia, aunando a ello también tener el certificado como paramédico. “Soy paramédico y terapeuta físico, creo mientras se quiere se puede, se buscan los momentos y los espacios y eso he podido hacer, sobre todo dedicarme a lo que amo, que es la fisioterapia. Ahorita hago de todo un poco, soy paramédico, fisioterapia, y luchadora, trato de darme los tiempos para ejercer lo que más amo”, puntualizó. Zeuxis, quien en 6 años pasó de ser una promesa a una realidad, ha tenido que enfrentarse a los sacrificios de no asistir a reuniones familiares, pasar poco tiempo con sus amigos y pareja, quienes a pesar de no estar de acuerdo en que practique la lucha libre, le han mostrado su apoyo. “Sin duda que lo más difícil son los sacrificios de familia, de amigos, de pareja, pero la gente que te quiere siempre va estar contigo y eso es algo que me ha quitado gente que no está conmigo en muchos momentos y se lo agradezco a Dios de que sabe que gente estará conmigo y cuál no. Mi novio no está muy de acuerdo con esto, hasta el momento me ha apoyado y espero lo siga haciendo y sino, vendrá alguien mejor, quien pueda estar de acuerdo y sea un apoyo para siempre y camines de la mano juntos” resaltó. A pesar ser una persona carismática, con una mira hipnotizadora que atrapa cualquiera, la bella Zeuxis apostó por cubrir su rostro con una máscara en color negro y vivos plateados que contrastan con el tono blanco de su piel. “La verdad que soy muy penosa y la máscara me ha dado esa fortaleza para poder salir adelante, el tener la incógnita y que la gente no sepa quién eres es algo bueno, porque no te ven como la persona. Fuera del personaje mi gran sueño es poner mi clínica de terapia física, es lo más importante y a eso me quiero dedicar, no quiero llegar a los 40 años o más y seguir trabajando en esto, porque al final de cuentas el cuerpo lo reciente y que mejor tener tu carrera y poder ejercerla”, finalizó.
  • URL copiada al portapapeles