Picotazos

  • URL copiada al portapapeles


10 Nov 2011
• Concertó candidatura por el distrito 12 Juan de Dios Bravo Jiménez • Transgrede reglamento municipal el edil Eduardo Rivera Pérez • Se le olvidan sus señalamientos como regidora a Isabel Ortiz Mantilla • Coloca publicidad en lugares prohibidos amiga de Luis Mora Velasco “Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos.” William Shakespeare Raro muy raro se les hace a priístas que uno de los aspirantes a la presidencia del Revolucionario Institucional en el municipio, se haya conformado con la secretaría de Operación Electoral del PRI estatal, después de presumir ser el que más posibilidades tenía de llegar al cargo pues según él cuenta con la estructura necesaria conformada por sectores como el de los vendedores ambulantes y presidentes de colonias. Hablamos de Juan de Dios Bravo Jiménez, quien a decir por quienes le conocen muy bien, no da paso sin huarache, deduciendo por lo mismo que a cambio de que no fuera a hacer un escándalo por la manera por demás impositiva en que se designó a Claudia Hernández Medina al frente del desmembrado comité municipal, el acuerdo fue más allá. Según los expertos en acuerdos por debajo de la mesa, a Bravo Jiménez, debieron prometerle la candidatura a diputado federal por un distrito a modo, como es el 12, por lo que los otros suspirantes solo servirán, sin saberlo y menos quererlo, de comparsa en la nueva era del PRI poblano. De ser así, aseguran los conocedores, el fracaso en esa circunscripción estaría asegurado pues las cosas no son como las hace creer el campeón de la simulación, afirman que su relación con representantes de colonos quedó demasiado fracturada después de que Juan de Dios les jugó sucio cuando fue el secretario de Gobernación Municipal, apenas el trienio pasado; de ahí que las heridas aún no cierran. Nuestros conversadores esperan, por el bien del priismo local, estar equivocados, aunque presienten lo contrario. En el municipio de Puebla, existe un documento conocido como Código Reglamentario Municipal (Coremun), el cual contiene –entre otros puntos-, las bases para la organización y el funcionamiento del respectivo gobierno, así como regular las actividades privadas y los servicios públicos que al ayuntamiento le corresponda reglamentar o proporcionar. Pues resulta que como el dicho popular “en casa del herrero azadón de palo”, el munícipe Eduardo Rivera Pérez es el primero en violentar lo establecido en el COREMUN, al colocar sobre camellones publicidad alusiva a la obra que supuestamente viene realizando la administración que encabeza, acción que prohíbe el citado Código, al igual que el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia y pues evocando al clásico por aquello de “nadie por encima de la ley”, tanto edil como el citado Consejo, se han hecho acreedores a la correspondiente sanción administrativa. Lo preocupante es que se puede asegurar que el maestro Rivera Pérez, no tiene quien le asesore en la materia que hoy abordamos. Cuando regidora integrante de la Comisión de Ecología (2008-2011) María Isabel Ortiz Mantilla, su postura siempre fue en contra de todo aquello que a su parecer fuese un acto irresponsable por parte de la entonces Agencia del Medio Ambiente. Su acentuado coraje hacia esa área, en su momento le fue criticado pues se decía iba más allá de lo relacionado con su tarea ambientalista, ya que no faltó quien aseguró que sus constantes críticas se debían al enojo que le causó el que sus familiares propietarios de una taquería por el rumbo del barrio de Santiago, hubiesen ido a parar en un juzgado calificador por haber golpeado a un empleado de la referida Agencia, que retiró una lona publicitaria de El Pastorcito que pendía del semáforo situado en la esquina de la 13 Poniente y 23 Sur. ¿Por qué la historia? Bueno pues porque ahora quien comete acciones como las que siempre criticó es Ortiz Mantilla, que sin respetar los lineamientos establecidos para la colocación de espectaculares, en su cargo actual dentro del ayuntamiento poblano como directora Ejecutiva para el Medio Ambiente, brinda toda clase de facilidades a la empresa GYM, para la instalación de ese tipo de publicidad. Podemos citar por ejemplo los colocados contra esquina de la plaza comercial Crystal la misma en la que la gerencia el trienio pasado buscó por todos los medios no ser obligada a cambiar la estructura de su espectacular con todo y que presentaba alto riesgo de caer con un fuerte viento. Y ahora una persona sin experiencia para ocupar el cargo, y no lo decimos nosotros, suficiente con que introduzca en el buscador Google el nombre de María Isabel Ortiz Mantilla, para que observe los comentarios sobre sus pobres conocimientos. Solo esperamos por el bien de los poblanos, que por su ineptitud un mal día no vaya a caer uno armatoste propiedad de GYM y vaya a cobrar víctimas; Al tiempo. Pero no solo la responsable Ejecutiva para el Medio Ambiente, en total falta al antes mencionado Coremun comete ese tipo de arbitrariedades, nos platican que también lo hace el titular de la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial, dependiente de la Tesorería municipal, Luis Mora Velasco, que permite la instalación sobre camellones de la publicidad que maneja para promoverse un negocio dedicado al cuidado de las uñas por la zona de Huexotitla, propiedad –dicen los que saben- de una amiga muy cercana a quien según las malas lenguas, aspira a suceder en el cargo a Eduardo Rivera Pérez en el 2014, Luis Mora Velasco. De verdad que con todo esto, ya no sabemos si estamos igual o peor que antes…y hasta la próxima.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles