Constrastes

  • URL copiada al portapapeles


29 Dic 2011
La creciente deuda de Puebla  Carlos Gómez La Secretaría de Hacienda y Crédito Público realizó un análisis sobre el alarmante incremento de deuda de los estados y municipios del país en este agonizante 2010. En estos momentos vale la pena rescatar el análisis correspondiente al caso del estado de Puebla porque fue notorio el incremento anual de más del 26% en los últimos diez años. El gobierno de Rafael Moreno Valle se ha distinguido por un adecuado manejo de las finanzas. Pero vale la pena conocer con precisión qué ocurrió en los últimos diez años en Puebla en materia de deuda pública y cuyos únicos responsables son los ex gobernadores Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres. Aquí el análisis de la SCHP sobre Puebla. “Esta entidad registró un incremento entre los saldos de deuda pública de 2000 a 2010, al elevarse de 855.4 mdp a 9,104.7 mdp, lo que representó una tasa media de crecimiento anual de 26.7%. El saldo de la deuda al primer trimestre de 2011 asciende a 9,119.5 mdp, aunque el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero señala que dicho saldo es de 9,746.3 mdp, al no contabilizar 626.8 mdp, lo que significa un 6.9% superior al saldo registrado en la SHCP. En términos absolutos, la variación más pronunciada se produjo entre 2006 y 2007, así como entre 2009 y 2010, cuando se agregaron en el primer periodo 2,889.7 mdp al saldo de 2006 que era de 3,360.3 mdp; mientras que en el segundo se adicionaron 2,602.9 mdp al saldo de 2009 que era de 6,501.8 mdp; es decir, que en esos años aumentó en 5,492.6 mdp el saldo de la deuda. Los financiamientos fueron contratados por el gobierno estatal y se destinaron a obras de inversión pública productiva, por lo que la Entidad Superior de Fiscalización local deberá evaluar el destino específico del endeudamiento contratado. Al cierre de 2010, la deuda en su mayoría está contratada por el gobierno estatal (92.3% del total), y el resto es municipal (7.7%). Por instituciones acreedoras, se integra en 71.9% de créditos con la banca comercial, 26.4% con la banca de desarrollo, y el resto es con fideicomisos (1.7%). Para 2010, la deuda por habitante ascendía a 1,575.3 pesos, cantidad equivalente a 2.6 veces los 611.0 pesos por persona de 2006”. Sin duda que los datos son contundentes y preocupantes. La ventaja que tiene la entidad es que no existen nuevas intenciones por parte de las autoridades estatales para volver a pedir dinero prestado. Eso será determinante para que Rafael Moreno Valle pueda sanear en la medida de sus posibilidades las finanzas de la entidad. ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com http://twitter.com/gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles