Contrastes

  • URL copiada al portapapeles


16 Feb 2012
Doger abre la sucesión Carlos Gómez El Informe de Eduardo Rivera Pérez fue usado por Enrique Doger Guerrero para adelantar la sucesión por la presidencia municipal de Puebla. La estrategia política del exrector de la BUAP, exalcalde y ahora diputado local del PRI no es otra que meterse a golpes a la carrera por la Presidencia Municipal de Puebla. Las críticas o ataques de Doger Guerrero a Eduardo Rivera a través de la red social de Twitter forman parte del plan del edil por regresar a la alcaldía. Por eso se puso casco, tolete y escudo virtuales para golpear al edil en el mundo web. Mientras su líder municipal, Claudia Hernández, eleva sus oraciones y pide paz y calma, Enrique Doger usa los golpes y a puñetazos abrió la sucesión. A partir de ayer buscará convertirse en el líder moral de los priistas ante la pasividad (casi santidad) de Claudia Hernández. Lo que Doger Guerrero no debe perder de vista es que no está solo. Antes de creerse el líder moral de los priistas de la capital, el aguerrido diputado local que exhibirá todos los errores del alcalde panista y su virtual candidato a presidente municipal, deberá derrotar a sus propios correligionarios. Y sabe que hay uno que tiene con qué pelearle palmo a palmo la candidatura: Enrique Agüera Ibáñez, rector de la BUAP. Está vez ya no está Melquiades Morales para imponerlo como el candidato. Su odiado enemigo, Mario Marín, está desterrado. Sus rivales serán otros. Y en especial Enrique Agüera. Nunca han competido porque eran amigos y juntos gobernaron en la BUAP, hasta que llegó el rompimiento. Los dos son amigos del gobernador, aunque el rector en estos momentos tiene una mejor relación con Rafael Moreno Valle. Y hoy se tendrán que enfrentar, otra vez. Pero ahora por la candidatura del PRI a la Presidencia Municipal de Puebla. Y a eso se le debe sumar que Fernando Manzanilla Prieto, el brazo derecho del gobernador, Rafael Moreno Valle, está contemplado para subirlo a la contienda y lo mismo al joven diputado panista, Mario Riestra Venegas o al secretario de Gobernación, Pablo Montiel. Enrique Doger se equivoca si cree que será fácil regresar a la Presidencia Municipal. A su paso por la BUAP, la Presidencia Municipal y su frustrado plan de ser candidato del PRI a gobernador dejó muchas heridas abiertas. Ya aventó las primeras patadas y puñetazos y dicen que el que se lleva se aguanta. Habrá que ver la respuesta del fortalecido Eduardo Rivera. ** ** ** El rector de la BUAP, Enrique Agüera, debe estar muy pendiente de lo que ocurre en Huauchinango y Azumiatla. En particular en Azumiatla. En Huauchinango no pudieron poner la primera piedra del Campus de la BUAP aparentemente por errores y ambiciones del alcalde, Omar Martínez Amador. Pero en Azumiatla son los aguerridos ejidatarios los opositores a lo que llaman un despojo de las tierras en donde pretenden hacer la Preparatoria y el Parque Tecnológico. La cosa se puede poner peor por la resistencia social que se prepara y el juicio emprendido. Así que ya está avisado el rector. ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles