Picotazos

  • URL copiada al portapapeles


27 Feb 2012
  • Actos de violencia y luego el Presidente provoca escándalo
  • Plan con maña el del representante de la CNC Juan Balderas
  • Llevan al matadero a los candidatos Blanca Alcalá y JC Lastiri
  • Beneficiado con el “circo” del PRI Pablo Fernández del Campo
  • Tira la piedra y esconde la mano el presidente Felipe Calderón
 

La verdad, es el alma de los honestos, la mentira, la de los cobardes, la traición la de los miserables.”

 Anónimo

  La semana pasada inició con cierta tranquilidad en lo político, pero violenta en la nota roja: más de cuatro decenas de individuos muertos en la cárcel de Apodaca, Nuevo León, conjuntándose con la fuga de casi treinta reos pertenecientes a uno de los poderosos cárteles de la delincuencia organizada. Pero al llegar el jueves, apenas un día después del Miércoles de Ceniza, el presidente de la república provocó uno de los escándalos políticos más sonados de los últimos meses. En una reunión “privada” (insiste el panismo que era “privada”, para lo cual deberá deslindarse entonces el papel público del presidente, por horarios o por lugares) celebrada con los consejeros de Banamex, en la ciudad de México, Felipe Calderón mostró una “lámina” en la cual, derivado de una encuesta, su ahora candidata, se acerca a sólo 4 puntos de Enrique Peña Nieto. Una gran parte de analistas políticos ha asegurado que fue totalmente intencional, para iniciar una tormenta psicológica entre los partidos opositores PRI y PRD, es decir, una abierta provocación para buscar la forma más adecuada de seguir metido en el proceso electoral de julio siguiente. Calderón provocó virulentas reacciones entre la clase política y entre los medios. No hubo noticiero ese mismo jueves que no se ocupara del tema, el registro por la noche era desfavorable al presidente y el viernes 24, Día de la Bandera, casi todos los periódicos del Distrito Federal ocuparon sus ocho columnas o sus “cabezas” para destacar la bomba que ponía el Jefe del Ejecutivo inmiscuido indebidamente en la contienda y los articulistas y columnistas tuvieron abundante material de crítica, desatando además la mordacidad de los caricaturistas o “moneros” que ridiculizaron al presidente. Entonces, la provocación, que al inicio parecía un golpe para los opositores y en especial para Enrique Peña Nieto, abanderado del PAN, se convirtió en un verdadero infierno para el Jefe del Ejecutivo, para los comunicadores de Los Pinos, para Alejandro Poiré, el Secretario de Gobernación y real vocero de Presidencia, para Alejandra Sota (se le dice ya Alejada Sota). Felipe Calderón tuvo que aprovechar su discurso al Lábaro Patrio, en el mismo zócalo de la Ciudad de México, para lanzar una catilinaria de nueve minutos, para reafirmar su convicción democrática y para ofrecer, frente a Catedral y sobre las ruinas del Templo Mayor y el antiguo Palacio de los Virreyes, que procurará no hacer declaraciones que parezcan intromisión en la carrera por la presidencia de la república, señalando también que respetará el sufragio. En resumen, el presidente de la república salió afectado negativamente en ese desliz que él mismo propicio en su intervención ante banqueros y en el aspecto político, su imagen se verá disminuida, por lo cual se espera que la Coordinación de Enlace Federal de la Presidencia de la República se vea obligada a cambiar su estrategia de obligar a los delegados federales, a realizar campañas “de puerta en puerta” promoviendo la imagen del presidente para reinsertarla en las preferencias del público, como si se tratara de otro candidato más a la presidencia….. A nadie sorprendió que en la lista plurinominal para el Senado de la República, por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aparezcan “figuras públicas” como el ex dirigente nacional, Humberto Moreira Valdez, el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz y otros como Carlos Romero Deschamps y Emilio Gamboa Patrón, Francisco Rojas, entre otros. El Partido Acción Nacional (PAN), no se queda atrás. La designación de los plurinominales advierte premios de consolación y pago de favores. El CEN aprobó esta semana los tres lugares que le toca designar, por lo que Ernesto Cordero será el primero en la lista de plurinominales, la controvertida Luisa María Calderón, “Cocoa” la cuarta y Alonso Lujambio el séptimo. Los métodos viciados de selección para los senadores de mayoría relativa, que fueron ungidos la semana pasada, fueron impugnados por panistas destacados como el chihuahuense, Javier Corral Jurado. En el PRD y partidos coaligados, será hasta el 3 de marzo cuando se defina la situación, precisamente por la serie de intereses que hay en los propios partidos, que no acaban de ponerse de acuerdo con las cuotas, además del palomeo del mismo candidato, Andrés Manuel López Obrador… Queda pues demostrado que los partidos políticos ya no tardarán mucho en el espectro político nacional. Han quedado rebasados por la sociedad que reclama candidaturas ciudadanas y no más mafias, cotos de poder, clanes familiares, nexos con el narco y otras linduras. Lo que para unos pudo significar un evento que al “líder” estatal de la Confederación Nacional Campesina, Juan Balderas Muñoz se le salió de control, la verdad es que todo apunta a un “ajuste” de cuentas. Por muchos es bien sabido que al representante del sector campesino no se le da hablar de frente cuando de exponer reclamos se trata, así que nada mejor que realizar un evento con aspirantes priístas para simular el apoyo que los campesinos les brindarían a tales candidatos. Y es así que el “gran” Juanito invitó el viernes pasado a los integrantes de la fórmula al Senado por el PRI: Blanca Alcalá Ruíz y a Juan Carlos Lastiri Quiroz, a una reunión con los Comités Regionales Campesinos que existen en la entidad con aproximadamente 200 asistentes. He aquí donde deambulan los “supuestos” pues fingiendo “candidez” el representante del sector agrario ofreció abrir el micrófono a todo aquel que quisiera hacer uso de la palabra, y es entonces cuando gente como Carlos Espinosa, en su calidad de representante de los productores de Maíz en Puebla, se fue con todo cuestionando a los invitados porqué el PRI no le cedió la candidatura por Zacatlán a su antecesor Efraín García Bello, les gritó que nadie hace nada por los cenecistas, criticando también la postulación de Josefina García Hernández por Zacapoaxtla y de Jesús Morales Flores por Tepeaca, a sus reproches le siguieron los de José Caselín (Tepeaca) quién reclamó que a la CNC no le otorgaron ni una sola candidatura, es más ni siquiera suplencias; “solamente nos utilizan para movilizar a la gente el día de las elecciones” dijo. Otro inconforme que se manifestó fue Hugo Montalvo del Comité Regional de Tehuacán, que de manera directa encaró a un sorprendido Lastiri, cuestionándole en tono colérico cómo se atrevía a pedirles el voto si como presidente estatal del Revolucionario Institucional hizo a un lado a los integrantes de la Confederación Nacional Campesina en Puebla. Quienes hablaron en mal día para Juan Carlos y Blanca, coincidieron que para el PRI de nada sirve ser los líderes naturales en cada región si estos no están en el ánimo de quienes manejan los destinos del partido. Como el amigo lector podrá darse cuenta nada de que a Juan Balderas se le puede señalar de haber quedado como el “cohetero” pues en realidad todo se trató de plan con maña, no olvidemos que el convenenciero cenecista lleva tiempo buscando de forma desesperada una asignación plurinominal, y que mejor forma de ejercer presión para lograr su objetivo que preparar a su gente para que ante los incautos Blanca y Juan Carlos exigieran posiciones, las cuales nos asegura gente ligada a la CNC nacional, no se le otorgaron a Puebla porque Gerardo Sánchez García líder en el país de tal Confederación, tiene en su escritorio todo la información de lo que Juan Balderas y Efraín García Bello, se han perchado al quedarse con cuanto apoyo han recibido de gobiernos estatales sobre todo el de Mario Marín Torres. No cabe duda que las amargas experiencias provocadas por diversas derrotas tales como la de perder en el 2000 y 2006 la presidencia de la República, y en el caso de Puebla la gubernatura en el 2010, de nada le ha servido al instituto tricolor. Dentro de todo el espectáculo circense armado –como siempre- por el PRI en el estado, destacan las convenciones distritales mediante las cuales se supondría el surgimiento de la autenticidad de la elección de candidatos mediante la votación de Delegados. Reuniones que se entiende tendrían que ser organizadas por el Órgano Auxiliar Estatal de la Comisión Nacional de Procesos Internos que preside José Alarcón Hernández. Sin embargo en el referido procedimiento correspondió a cada uno de los precandidatos beneficiados realizar toda la logística de su respectivo evento, empezando por la asignación del lugar para tal fin. Ejemplo de lo que aquí platicamos el del ahora candidato a diputado federal por el distrito XII con cabecera en la capital poblana, el que para algunos es una persona “intachable”, Pablo Fernández del Campo. Nuestro personaje en cuestión un día antes (21 de febrero) de que en los 15 de los 16 distritos se efectuaran dichas asambleas, reunió a la gente que intervendría en su nombramiento, en el salón “Arcadia” ubicado en Prolongación de la 16 de septiembre 6330 de la colonia Bugambilias. Al encuentro también asistió gente del PRI estatal y municipal, así como los que acudirían al día siguiente con la representación de la Comisión Auxiliar para dicho proceso, y nos aseguran que quien fungiría como Presidente de dicha Mesa, mostró a todos los ahí reunidos la Constancia debidamente elaborada mediante la cual se confirmaba que Fernández del Campo ya era el elegido de los “Dioses” consumándose así otro acto de imposición, como el que le llevó a perder al PRI la gubernatura hace dos años ¿Verdad qué no aprenden? Al presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa le brotó el síndrome de Vicente Fox, hablar de más y en eventos que nada tienen que ver con un determinado tema, para que después de su error surgiera el documento con el clásicolo que el señor quiso decir”. Y es que con todo y que la presidencia emitió un comunicado desdiciendo que Calderón había asegurado frente a los integrantes del Consejo Administrativo de Banamex que según los informes que él tenía en su poder, la diferencia entre Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto, era apenas de cuatro puntos –aunque no especificó a favor de quien- lo que trató de componer el área de Comunicación Social del poder Ejecutivo, careció de veracidad pues: Eustaquio de Nicolás, José Escobar Gómez y Rodrigo Campo, integrantes del Consejo Consultivo del banco, informaron a medios y en Twitter; que el Presidente les dijo: “Los candidatos están muy parejos, están a cuatro puntos de diferencia… va a ser una elección muy reñida, está entre Josefina y Enrique, a sólo cuatro puntos”. Escobar Gómez, en su cuenta @pepesco, detalló: “Mostró una gráfica donde la diferencia entre @EPN #pri y @JosefinaVM se redujo a partir de la definición del candidato del #pan pero NO es de los 4 puntos q c dice”. Por su parte Banamex, en un comunicado oficial, rechazó opinar sobre el tema aduciendo que se trató de “un acto privado”…Y hasta la próxima.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles