Contrastes

  • URL copiada al portapapeles


08 Mar 2012
Crónica de los enroques en la BUAP Carlos Gómez Ocurrió la noche del pasado jueves 19 de enero. El rector, Enrique Agüera Ibáñez, tomó la determinación de que no renunciaría a la BUAP para buscar la candidatura del PRI al Senado de la República porque existía la confirmación de la ruptura de la alianza del tricolor con el Panal y la falta de cumplimiento de acuerdos. La decisión apenas trascendió a una o dos personas pero Agüera Ibáñez prefirió mantener la expectación sobre su posible salida prevista, en ese entonces, para la tarde del viernes 20 de enero y la llegada del tesorero, Alfonso Esparza Ortiz, como rector interino. Sin embargo, nada trascendente ocurrió entre las nueve de la noche del jueves 19 de enero y las nueve de la mañana del viernes 20 de enero. El único intento formal por convencer al rector de que tomara la candidatura del PRI, pese a la ruptura con el Panal, fue el delegado, Ranulfo Márquez, quien vía telefónica buscó persuadir a Enrique Agüera de que no declinara a sus aspiraciones y hasta prometió ponerlo en contacto con el mismo Enrique Peña Nieto. No obstante, la determinación estaba tomada por parte de Enrique Agüera y así ocurrió. La mañana del viernes 20 de enero el rector convocó a su equipo más cercano para explicar los motivos de su decisión y pedirles que llegaran unidos, como el equipo que son, a la Sesión del Consejo Universitario. Cerca del medio día de ese mismo viernes y de manera premeditada se filtró a los medios de comunicación la decisión del rector y a partir de ahí se volvió a rescribir la historia de las candidaturas del PRI al Senado. Al interior de la BUAP se vivieron momentos de tensa calma y hasta cierta frustración durante ese jueves, viernes, sábado y domingo. Sin embargo, siempre hubo unidad en el grupo cercano al rector. Desde entonces ya se había pactado la llegada del tesorero como rector interino y el arribo de Oscar Gilbón como tesorero de la máxima casa de estudios. La permanencia de Enrique Agüera hasta el 2013 modificó ligeramente los tiempos planeados por el grupo que gobierna en la BUAP. Esos tiempos implican hacer cambios mínimos porque así lo marcan los estatutos como es la salida de Alfonso Esparza de la Tesorería para llegar a la Secretaría General y de Oscar Gilbón de la Contraloría para encargarse de la Tesorería. Está por definirse todavía el nombre de la persona que llegará a la Contraloría pero eso se resolverá en cuestión de días. El grupo cercano al rector sigue unido, se mantienen sus tiempos calculados y su proyecto está intacto. Lo más interesante es que de todo estuvo y está enterado y está aprobado por el gobernador, Rafael Moreno Valle Rosas. Alfonso Esparza camina con paso seguro a la Rectoría, Oscar Gilbón a la Tesorería y Enrique Agüera cerrará intensamente su rectorado y a la par construirá su propia carrera política. Así caminan las cosas en la BUAP. ¿Voy bien o me regreso? ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles