Contrastes

  • URL copiada al portapapeles


29 Mar 2012
Thalía Martínez, un caso abierto Carlos Gómez El caso de Thalía Martínez, la exestudiante de la BUAP asesinada, entrará en una etapa crítica en las siguientes semanas cuando se tenga que resolver de fondo el amparo del que ayer adelantamos en el Juzgado Tercero de Distrito. Quienes llevan de cerca el caso saben que muchas cosas ocurrieron en el arraigo del 12 de febrero al 12 de marzo de 2012 del presunto asesino Josué Isbael Mendoza Morales. Sólo una persona pudo visitar al cuñado de Thalía Martínez en el hotel de la colonia El Cristo en el que estuvo arraigado y ahí trascendió que el presunto asesino anunció que buscaría su libertad y así lo intenta con su juicio de garantías. El procurador General de Justicia, Víctor Carrancá, deberá demostrar que el trabajo realizado por la Dirección de Atención a Delitos de Alto Impacto de la Procuraduría General de Justicia del Estado en el caso de Thalía Martínez estuvo apegado a derecho y con ello evitará que concedan el amparo a Josué Isabel Mendoza Morales. Este reportero no defiende el trabajo del procurador, ni al presunto homicida, simplemente al allegarse de información sobre este caso, que es muy vigilado por la opinión pública, queda claro que la historia todavía no llega a su final. La familia de Thalía Martínez espera que se haga justicia y ésta no llegará hasta que se dicte sentencia al responsable y mientras eso no ocurra todavía pueden pasar muchas cosas. ** ** ** Ayer, le decía que la sesión extraordinaria del Consejo Universitario de la BUAP marcaría el inicio formal de la sucesión en la Máxima Casa de Estudios. Queda claro el pleno reconocimiento de cada uno de los consejeros universitarios al trabajo realizado por el extesorero, Alfonso Esparza Ortiz, en los ocho años en los que estuvo al frente de la Tesorería y del silencioso pero eficiente ex contralor, Oscar Gilbón, hoy flamante tesorero. Lo ocurrido este miércoles bien puede titularse “Crónica de un destape anunciado”, pero Alfonso Esparza sabe que debe cuidar las formas y así ocurrió. Algo que los atentos universitarios, periodistas y clase política poblana no deben perder de vista es que los integrantes del Consejo Universitario que reconocieron y respaldaron el trabajo de Alfonso Esparza Ortiz, serán los mismos que en el 2013 tengan que realizar y calificar la elección del próximo rector o aprobar la designación de un rector interino en diciembre de este mismo año. A todo esto hay que sumarle las cálidas palabras del rector, Enrique Agüera Ibáñez, quien como el líder de este grupo de universitarios comparte las glorias alcanzadas y no se hace el protagonista único de la película. El nuevo destino de Alfonso Esparza antes de llegar a la Rectoría estará en una oficina ubicada dentro del propio edificio Carolino. Pero eso ocurrirá hasta que los universitarios regresen de vacaciones. ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles