DE FRENTE Y DE PERFIL

  • URL copiada al portapapeles


13 Abr 2012
Ramón Zurita Sahagún  RECUPERAR EL SENADO Una de las principales estrategias (después de la presidencial) fijadas por los priistas en su propósito de recuperar el poder, es la de recuperar el Senado de la República. Los proyectos se encuentran encaminados para evitar que se repita lo sucedido hace seis años. En tres entidades del país, las más pobladas, se labró la catastrófica derrota priista del 2006. Estado de México, Distrito Federal y Veracruz, fueron una pesadilla para los candidatos tricolores, con un puñado de distritos federales ganados (11 de 88), en el primero y tercero de los estados y ninguno en la segunda des esas entidades. La derrota fue tan rotunda que en ninguno de ellos lograron siquiera un representante senatorial, como primera minoría. Y es que en esas entidades se alojan casi un tercio de los distritos federales electorales (88 de 300), por lo que la baja votación repercutió sensiblemente en el conteo de votos. La LX legislatura representó la más pequeña fracción del partido tricolor en la Cámara de Diputados, con tan solo 106 representantes de ese partido, del total de 500 que forman parte de una legislatura. Peor les fue en el Senado de la República, donde se quedaron sin representantes de los estados de Baja California Sur, Morelos, Tlaxcala, Zacatecas, Michoacán, además de los mencionados Distrito Federal, México y Veracruz. De las 32 entidades federativas del país, los priistas solamente lograron los dos escaños de mayoría en Chiapas, Quintana Roo, Campeche, Sinaloa y Nayarit, compartiendo en los dos primeros los espacios con el Partido Verde. Perdieron varios ex gobernadores, considerados entonces como gemas electorales que podrían contribuir con una buena cantidad de votos, mientras que otros futuros gobernadores tampoco consiguieron el respaldo necesario y tuvieron que conformarse con el escaño de primera minoría. Jesús Murillo Karam, Hidalgo; Fernando Baeza Meléndez, Chihuahua; Ángel Aguirre Rivero, Guerrero y Melquíades Morales Flores, Puebla, fueron borrados electoralmente hablando. Lo mismo sucedió con algunos que luego serían gobernadores como el caso del ya mencionado Ángel Aguirre de Guerrero; Ivonne Ortega, Yucatán y Fausto Vallejo, Michoacán, todos nominados por el PRI. En aquellos comicios, el PRI perdió en 27 entidades los comicios para el Congreso federal y en ocho de ellos quedó en tercer lugar. Ahora, aunque las circunstancias son distintas, con un candidato tricolor posicionado en primer lugar en las encuestas, con amplia ventaja sobre el segundo lugar, los priistas se preparan para recuperar varios de los espacios perdidos. Sin pecar de exceso de confianza, los tricolores están seguros de conquistar los dos escaños del Estado de México y Veracruz, donde se dan circunstancias curiosas. En la vecina entidad van dos mujeres como candidatas al Senado, Ana Lilia Herrera y Laura Barrera, bien posicionadas ambas, mientras que en Veracruz van los Yunes, José y Héctor, como abanderados senatoriales. El primero de ellos fue el perdedor hace seis años y va por segunda ocasión como aspirante al Senado de la República. Michoacán también tiene horizontes promisorios para los priistas, luego de conquistar el gobierno estatal, precisamente con quien no alcanzó siquiera escaño de consolación hace seis años. José Ascensión (Chón) Orihuela les reporta posibilidades de triunfo o, cuando menos, el escaño de primera minoría. Zacatecas es otro territorio reconquistado por el priismo, luego de doce años ausentes del gobierno estatal y donde se apuntan para obtener cuando menos uno de los tres escaños en juego. En Tlaxcala y Baja California Sur, los priistas optaron por fórmulas encabezadas por candidatos a gobernador que fueron derrotados en su momento y que les pueden otorgar la primera minoría o hasta el triunfo en las urnas. Joaquín Cisneros y Ricardo Barroso, fueron situados como primeros en la fórmula, respectivamente. Morelos mantenía al PRI posicionado en primer sitio con los candidatos al Senado y hasta para recuperar el gobierno estatal, luego de doce años de panismo. Hoy las cosas se advierten diferentes y el relevo de Francisco Moreno como primero en la fórmula senatorial y los enfrentamientos entre los seguidores de Manuel Martínez Garrigós y José Amado Orihuela, presentan un panorama nada claro. En el Distrito federal, el priismo se avizora para mantenerse fuera del Senado, ya que es cierto que la primera minoría la tiene casi segura, pero esta correspondería a Pablo Escudero, quien es apoyado por el PRI, aunque su militancia es del Partido Verde. En esta ocasión los del partido tricolor insistieron en su estrategia de postular a ex gobernadores en varios estados como son los casos de Ismael Hernández, Durango; René Juárez, Guerrero; Félix González, Quintana Roo; Patricio Martínez, Chihuahua, Teófilo Torres, San Luis Potosí y Enrique Burgos, Querétaro. Pero el riesgo del PRI se presenta en varias entidades, en las que la competencia se presenta feroz, tanto para ganar los dos escaños, como para aspirar a ser la primera minoría. Oaxaca es la primera de ella, donde priistas, panistas y perredistas se encuentran enfrascados en una disputa singular. Puebla es la otra, donde los cuatro candidatos postulados por partidos y alianzas, provienen del PRI todos. Sonora también se presenta difícil para los priistas, así como los ya mencionados del Distrito Federal, Tlaxcala y Baja California Sur. En los demás todo será coser y cantar para los priistas, que llevan asegurada cuando menos la primera minoría, a menos que suceda una catástrofe que no se advierte por ningún lado. AL RESCATE DE MORELOS Luego de que fuese abortada la gira del candidato presidencial priista al estado de Morelos, ya fue repuesta para el inicio de la semana siguiente. Enrique Peña Nieto desistió de rendirle homenaje a Emiliano zapata en su lugar de origen y se trasladó al Estado de México, aunque ahora si visitará la entidad que los prisitas quieren ganar, luego de doce años de panismo. Email ramonzurita44@hotmail.com Email: zurita_sahagun@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles