BREGANDO

  • URL copiada al portapapeles


05 Ene 2013
Jaime Oaxaca El patio de mi casa es particular El patio de mi casa es particular… se llueve y se moja como los demás, dice alguna cantaleta de un juego de niños, quizá ya olvidada por los actuales chavales. Desconozco si su majestad, Rafael Moreno Valle Rosas, la jugó de niño, lo que sí es claro que actualmente la aplica. Su casa está ubicada en la zona de Los Fuertes, el gobernador de Puebla debe considerar que toda esa zona histórica es el patio de su casa, por eso hace y deshace a su antojo, sin que le importe destruir parte de la historia, de la tradición, de la belleza de esa zona de la ciudad de Puebla. Para el mal fario de la fiesta de los toros, dentro del patio de la casa de su majestad se encuentra ubicada la plaza de toros El Relicario. El recinto taurino, construido hace 24 años con dinero de la iniciativa privada, también fue víctima de los caprichos morenovallistas. Cuando la plaza estaba concesionada a la empresa Protauro y faltando unos días para que se finiquitara el contrato en el pasado mes de agosto, el gobierno decidió arrebatársela a la empresa dejando con un palmo de narices a la afición poblana. Se iba a efectuar una corrida con toros y toreros poblanos, dicha corrida ya no pudo efectuarse porque a su majestad ya le urgía tener la plaza. No sabía para qué la quería, pero al gobernador le urgía. Se piensa que como el mencionado festejo estaba integrado por puros poblanos fue que la suspendió, es visible su aberración a lo poblano, sólo hay que checar el gabinete con un porcentaje altísimo de fuereños. Total, su majestad quería limpio todo el patio de su casa y a la mala le quitó a los poblanos su plaza. Las especulaciones no se hicieron esperar. Una, que el coso se iba a derrumbar porque el terreno iba a convertirse en estacionamiento. Otra, que ahí se iba a construir un hotel. El gobierno nunca tuvo un gesto de nobleza para la afición, nunca dieron la cara y jamás se dignaron dar una explicación del motivo que los orilló a apropiarse de El Relicario. Ahí está el coso: sin uso y sin que sea derrumbado. Está como una de las evidencias palpables de la torpeza de su majestad. El Relicario actualmente no es ni para Dios ni para el diablo. Ante los atropellos gobiernistas a la zona histórica de Puebla y los poblanos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia o no pudo o no quiso intervenir, tuvo que ser el sindicato de dicha institución compuesto por investigadores, antropólogos, historiadores, quienes demandaron para frenar las atrocidades de su majestad. Todo hace suponer que el intocable debió recibir un “estate quieto” con todo el patio de su casa, ahora la plaza vive una incertidumbre absoluta. Existe la posibilidad de que no se tire. Tanto que, hay empresarios que ya se interesan en rentar o concesionar el espacio taurómaco. Mariano del Olmo, quien es parte de un importante grupo de empresarios taurinos está muy interesado en el coso. Hace unos días se dio a conocer la agenda del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza quien vendrá a hacer campaña a México, en ese calendario aparece Puebla con una fecha en el mes de abril, pudiera ser que Mariano lo tenga contratado. Del Olmo está muy ligado con Morante de la Puebla y con otras figuras españolas, el empresario considera que puede traer a cinco extranjeros. Se habla también de los Martínez Vértiz para organizar toros en Puebla y, desde Luego, Juan Huerta el director de Protauro a quien el gobierno le hizo la marranada de quitarle la plaza en agosto pasado. Es evidente que Juan Huerta lleva mano. Total, la plaza y la afición de Puebla están en una interrogante absoluta porque El Relicario quedó en las propiedades de su majestad quien debe andar tarareando: el patio de mi casa es particular.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles