Picotazos

  • URL copiada al portapapeles


05 Ene 2013
  • Primeros pasos del gobierno para recuperar la tranquilidad
  • Rafael Moreno Valle deberá explicar la inversión de la RUTA
  • Carlos Zurita García y su fallida entrega de tarjetas pre-pago
  • Amadeo Lara Terrón, campeón de la inseguridad pública

“¡No hay nada que no tenga una explicación!”. Chinogizbo.

  El gobierno de Enrique Peña Nieto, empieza a dar los primeros pasos para devolverle al país, un poco de la tranquilidad perdida por la violencia y la inseguridad. El retiro del Ejército y la Marina de las calles, se hará de manera relativa, ya que la Secretaría de Gobernación, a cargo de Miguel Ángel Osorio Chong, comenzará la formación de la Gendarmería Nacional, para los próximos días, la cual habrá de sustituir las tareas que ha llevado a cabo la Policía Federal. Algunos medios dieron a conocer que la Gendarmería será una policía de élite “con disciplina militar, con capacitación de alto nivel y elevados sistemas de control y de confiabilidad”. Respecto a ello se han despertado grandes expectativas, habida cuenta del papel que desempeñó la Policía Federal en los últimos meses del gobierno de Felipe Calderón, sobre todo en hechos como el del ataque a la camioneta de la Embajada de Estados Unidos y el asesinato de algunos elementos de la corporación en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. En la primera etapa, la Gendarmería estará integrada por unos 10 mil elementos… Esta semana fueron liberados los 14 procesados por los disturbios del pasado primero de diciembre en la ciudad de México. En lo que ha sido considerado un mal precedente, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, modificó fast track un artículo del Código Penal del DF, que considera como delito no grave, los daños a la paz pública. Los malandrines salieron libres, sintiéndose los héroes de la película. De las cifras para recordar en el año que hoy culmina, se encuentra la inversión que el gobernador Rafael Moreno Valle, destacó como tema cuatro de su primer informe de gobierno, el 15 de enero de este 2012, bajo el título: Innovación para movilizar y acercar a Puebla. En dicho rubro resaltó la firma de un convenio de Apoyo financiero entre el gobierno del estado y el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), a través del cual el gobierno federal, aportaba el 27 por ciento de la inversión total requerida para el Primer Corredor Troncal Chachapa-Tlaxcalancingo. Al especificar el tema de los recursos, Moreno Valle dijo que el porcentaje federal vía el Fondo Nacional de Infraestructura a través de Banobras, ascendía a 394 millones 150 mil pesos, en tanto que la aportación estatal era del orden de los 683 millones 908 mil pesos, destinados para la construcción de obra pública (carril confinado, puentes peatonales y vehiculares, paraderos y el centro de control de operaciones, del cual por cierto no se sabe nada de su construcción). Por su parte el sector privado invertiría 606 millones 201 mil pesos, para la construcción de terminales y la adquisición del sistema de prepago, mientras que los concesionarios organizados como una sociedad mercantil, adquirirían los autobuses articulados necesarios, con lo que de esa forma se contaría con el total de los recursos necesarios por mil 684 millones 259 mil pesos. Sin embargo en abril de este mismo año, cuando todavía no se sabía del decremento de unidades articuladas, de 45 a solamente seis, o de que no serían construidas sendas terminales en Chachapa y Tlaxcalancingo, ni de la inexistencia del centro de operaciones, tan importante para el control de los semáforos a lo largo del recorrido de la Red Urbana de Transporte Articulado, el secretario de Transportes, Bernardo Huerta Couttolenc, ya afirmaba que la cifra total del proyecto -que se enfila al fracaso por el número real de traslados que habrá de hacer cuando entre en funciones-, sería de mil 400 millones de pesos, es decir; 200 millones 259 mil pesos menos a lo anunciado y sumado de forma tripartita por el ejecutivo estatal, sin embargo a ello todavía faltaría agregarle a fin de cuentas Banobras habría otorgado en realidad, 600 millones de pesos a fondo perdido, en lugar de los 394 millones 150 mil pesos, anunciados aquel 15 de enero del presente año. Tales cifras llevan a pensar que dentro de la infraestructura del financiamiento, alguien en realidad no habría aportado lo que le correspondería, tema que resultará por demás interesante escuchar si en la lectura de su próximo segundo informe de gobierno, Rafael Moreno Valle, hace alusión a tan significativo “ahorro”. El día 27 del mes pasado, don Carlos Manuel Zurita García, subsecretario de Transportes en el estado, afirmaba que el gobierno estatal repartiría gratuitamente 200 mil tarjetas de prepago para usuarios de la nueva Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), señalando que la distribución de los plásticos comenzaría el 15 de diciembre, junto con los recorridos de prueba pre-operacional, para la troncal Tlaxcalancingo-Chachapa del Metrobús, textualmente expresó: “El próximo mes de diciembre ya estaremos repartiendo las tarjetas. Hemos previsto entregar sin costo, un número muy importante de ellas, de manera que los usuarios se familiaricen con el sistema. Tentativamente, pensamos repartir 200 mil tarjetas”. Según Zurita García, la logística para la entrega de las tarjetas correría a cargo de la empresa proveedora, sin que mencionara el nombre de la misma. A tales declaraciones se deben agregar las que días después realizara el titular de la ST, Bernardo Huerta Couttolenc, quien de alguna forma contradecía a su segundo, al establecer que a mediados de diciembre estarían disponibles las tarjetas de prepago para hacer uso del nuevo sistema de transporte “aunque todavía no se tiene definido si éstas serán regaladas a los ciudadanos o si tendrán un costo “simbólico”, la cuestión es que hasta el momento ni lo uno ni lo otro ha sucedido, lo que hace pensar que el gobierno del estado aún no ha encontrado el proveedor que le interese entrar al negocio del prepago para el servicio de la RUTA. ¿Otra raya más al tigre? No se necesita ser adivino para imaginarse lo que el responsable de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, Amadeo Lara Terrón, saldrá a decir cuando haga el balance del servicio que sus elementos policiales prestaron en la temporada decembrina que hoy concluye. Con el estilo que le caracteriza sin duda habrá de considerar sin importancia los asaltos a cuentahabientes, o a casas habitación que más allá del robo lamentablemente pasaron a cobrar la vida de gente honesta incluyendo un menor de edad. Sin embargo para el ineficiente empleado municipal, ello se reducirá a nada, cuando se llene la boca informando “saldo blanco” en el mes cuando por desgracia el porcentaje tan sólo de atracos a transeúntes, se incrementa en un 15 por ciento. Hablando de temas de inseguridad, sería bueno saber si en el estado el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, sigue siendo un señor de nombre Ardelio Vargas Fosado, pues no se le escuchó, leyó o vio, realizando operativo alguno en la entidad poblana que sigue en manos de la delincuencia, y si no que les pregunte a los habitantes de San Martín Texmelucan, Tehuacán y Atlixco, sólo por citar algunos municipios. Con los mejores deseos para el amigo lector, de que el 2013 llegue cargado de salud, amor, trabajo y prosperidad, esta sección cierra su segundo año consecutivo de publicación… Y hasta la próxima

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles