CONTRASTES

  • URL copiada al portapapeles


01 Feb 2013
Los agachones del PRI  Carlos Gómez Por más que los priistas de Puebla gritan que ahora sí serán una oposición real al gobernador, Rafael Moreno Valle, no se les puede creer. Durante dos años los priistas fueron unos verdaderos agachones ante la fuerza con la que inició el mandatario su sexenio y jamás se atrevieron siquiera a cuestionar nada porque tenían miedo. Por si ya no lo recuerdan, los priistas se pasaron dos años aplaudiendo todas y cada una de las acciones del gobernador y nunca entendieron que ellos habían perdido las elecciones en 2010 y eran oposición. Y si siguen sin recordar ahí están las notas periodísticas que demuestran que en el primer año de gobierno de Rafael Moreno Valle la oposición más significativa que tuvo fue la de académicos por las obras del Viaducto Zaragoza. Las voces de esos académicos que defendieron la Zona de Monumentos y evitaron que se hiciera un puente elevado en la Calzada Zaragoza y bulevar 5 de Mayo fueron la única resistencia real que encontró el gobernador en su primer año de gobierno. Es más, Rafael Moreno Valle tuvo en el PAN más problemas en sus dos primeros años de gobierno que con sus ex correligionarios del PRI y ahí queda el distanciamiento y por momentos enfrentamiento abierto que tuvo con el presidente municipal, Eduardo Rivera, o el diputado Juan Carlos Espina. En el segundo año de gobierno volvieron los académicos a alzar la voz contra las obras del Teleférico que se realizan en la casa de la 8 Norte 414 y ya hasta consiguieron la suspensión de las obras mediante un amparo. Esos son algunos de los ejemplos de lo que ha ocurrido en Puebla en los últimos dos años y la gran pregunta siempre fue: ¿y dónde estaba el PRI? La respuesta es que no existió como un partido de oposición. Fernando Morales Martínez fungió como líder estatal del PRI pero en la práctica fue uno más de los operadores políticos de Rafael Moreno Valle. Edgar Salomón Escorza también jugó un papel clave a favor del gobernador para llevar a la bancada tricolor a apoyar incondicionalmente todas y cada una de sus iniciativas. Durante los dos primeros años de gobierno de Rafael Moreno Valle el PRI fue una burda caricatura de oposición porque estaba lleno de agachones que hoy se quieren poner bravucones, pero ese papel no les queda. Entre los mismos priistas hay serias dudas del liderazgo que encabeza Pablo Fernández del Campo porque a sus espaldas siguen rumorando que no debió llegar porque trae en la frente aún la derrota ante Néstor Gordillo y carece de legitimidad para encabezar una verdadera oposición. Y ahí está la reunión a escondidas de los diputados tricolores con Eukid Castañón. ¿Cuál respeto tienen a Pablo Fernández? Ninguno. El PRI sigue lleno de agachones y cuando oyen el nombre del gobernador hasta las piernas les tiemblan. ¿O me equivoco? ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles