PICOTAZOS

  • URL copiada al portapapeles


11 Feb 2013
  • La explosión en Pemex sigue dando de qué hablar
  • Bernardo Huerta Couttolenc otro pinocho
  • Rafael Moreno Valle sin ciudades rurales
  • Marcelo García Almaguer blinda la transparencia
 

 “El castigo del embustero es no ser creído, aún cuando diga la verdad.

Aristóteles

La explosión ocurrida en PEMEX sigue siendo nota desde el 31 de enero. Aparte de los 37 muertos y más de cien heridos, ha servido para exhibir fuertes defectos en el mantenimiento y conservación de las oficinas administrativas de la empresa petrolera. Pero no podía faltar el bono político y las autoridades federales y de Petróleos Mexicanos, ya levantaron una losa con los nombres de los fallecidos. Se ha aprovechado también la circunstancia para mostrar las buenas relaciones entre el presidente Enrique Peña Nieto (EPN) y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera (MAME); pero también para darnos cuenta que Enrique Lozoya Austin, director general de PEMEX, es un joven profesionista pero con escasas tablas políticas. Discursos y más discursos, el viernes 8 de febrero, frases elocuentes de Lozoya y de Pedro Joaquín Coldwell, el Secretario de Energía, tendrá que verse en acciones la efectividad de tanta verborrea. La versión oficial, del gas metano, sigue causando dudas, al grado que la empresa COPICOSA que se encarga del mantenimiento a los pilotes, no le da crédito... Pero si ésta es una de las primeras pruebas, ha seguido otra, de orden diplomático además: la violación de seis jóvenes españolas en Acapulco, la segunda ciudad más peligrosa del mundo, que ha provocado de inmediato que se vete a Guerrero como sitio de visita para los turistas de toda la Unión Europea, a lo cual se le añade la formación de grupos pseudopoliciacos en varias poblaciones de esa entidad que han querido hacer justicia por su propia mano, muestras inequívocas de los males que está padeciendo el país y que no se resolverán más que con trabajo efectivo de autoridades federales, estatales y municipales... Otro golpe internacional fue la nota del importante diario neoyorkino The New York Times, el domingo 3 de febrero, afirmando que el general Augusto Moisés García Ochoa –por cierto, de origen oaxaqueño- está vinculado a grupos delincuenciales organizados y por ello Enrique Peña Nieto no lo eligió como secretario de la Defensa Nacional, quedando en su lugar el general Salvador Cienfuegos. Pero lo severo de la acusación es que el gobierno mexicano ha desmentido más que a medias. Parece que las luces del Canciller José Antonio Meade no dan para una respuesta sólida y digna. Pero tampoco el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong atina a resolver el rompecabezas de un asunto puramente interno y, a su vez, Jesús Murillo Karam, el Procurador General de la República parece estar en un punto de declive, pues debería aclarar si es cierto que el general Augusto García Ochoa, de relevancia en el ejército, está involucrado en las acusaciones del NY Times. Por cierto, se dice que Genaro García Luna, el favorito de Felipe Calderón Hinojosa, está atrás de los rumores contra el general García Ochoa, por desavenencias que tuvieron ambos debido a la compra indiscriminada de materiales para la lucha contra el narcotráfico y que el militar recibió nada despreciables comisiones.   De lo peorcito que en materia de comparecencias por parte de los secretarios estatales ante los diputados locales, ya sean reunidos en pleno o en comisiones, y que por lo mismo, de existir la medalla al mérito por la ineficiencia, sin duda se la estaría ganando por lo menos en lo que va del periodo fijado para la glosa del segundo informe de gobierno, de Rafael Moreno Valle, es el titular de Transportes, Bernardo Huerta Couttolenc. La conclusión surge porque durante su presentación ante la Comisión del Transporte del Congreso local, el secretario “botanas”, afirmó que desde el año pasado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), le había concedido al gobierno del estado, la intervención de “La Casa del Torno” como parte de la construcción del teleférico, e incluso sobre, el tema le ha replicado a la prensa que si no ha hecho públicos los permisos entregados por la administración federal anterior "porque nadie los ha pedido". Es aquí donde al funcionario estatal le empieza a crecer la nariz, basta con sólo recordar la respuesta que el INAH da la solicitud de información 1115100041212 de fecha 21 de enero de este año, diciendo que: "no hay traza alguna de algún permiso para las obras del teleférico". ¿Qué pasó ahí? Si según Huerta Couttolenc, ya existía la autorización oficial del INAH ¿Para qué le están exigiendo más documentación? Resulta más que difícil de creer, que si el proceso judicial interpuesto por los opositores del proyecto, está dañando a nivel nacional la imagen de su jefe inmediato, y provocando que el Señor de los Cerros, no vaya a poder presumir su “genial” idea en marzo próximo para el Tianguis Turístico, el ex profesor de la materia de Administración Financiera del Estado en la Universidad Iberoamericana Plantel Golfo Centro, ande cargando bajo el brazo un folder conteniendo el permiso otorgado por el INAH, dispuesto a mostrarlo, siempre y cuando se lo “soliciten”. Con lo anterior queda por demás demostrado que Bernardo, cuyo nombre es de origen germánico "Berinhard", y su significado es “Aquel guerrero audaz y semejante a un oso”, ni para mentir sirve. Para rematar el tema del secretario de Transportes, sería bueno que se hiciera asesorar de gente con la suficiente capacidad y conocimiento -queda totalmente descartado Víctor Enrique Mata Temoltzin- para que le expliquen por qué es tan importante que deje de andar repitiendo la misma barrabasada que declaró su patrón durante su estancia en Madrid, en el sentido de que la rueda de observación que pretende instalar, y que supuestamente costará unos 200 millones de pesos, habrá de ser ¡itinerante! De plano el titular de la ST, necesita que alguien le muestre la página de Wiki Arquitectura, donde se señala que el London Eye, catalogado en su momento como la rueda de la fortuna más grande del mundo fue construida en partes, pues "se trata de la estructura más pesada izada hasta la fecha", el London Eye pesa poco más de 2 mil toneladas. Para que se ponga a pensar cómo va a estar cambiando de lugar más de mil 300 toneladas por todo el estado. Sobre el mismo tema, y como hasta donde se sabía el armatoste estaría llegando este mismo mes a la capital poblana, no está por demás que el multicitado funcionario estatal, vaya de una vez viendo lo de los permisos, por parte del INAH y del ayuntamiento, no sea que le pase lo de la rueda de la fortuna del Bosque de Chapultepec, que no se instaló porque contravenía los Planes de Manejo del parque. Por cierto... ¿Dónde coincide la rueda de observación con el Plan de Desarrollo Urbano del Municipio de Puebla? Centros Integradores de Servicios (CIS). Entre las observaciones que economistas del propio gobierno del estado hacen del segundo informe de Rafael Moreno Valle, los analistas, refieren que en cuanto al Sistema de Información de Indicadores Sociales, de acuerdo a lo informado por el representante del poder ejecutivo en el estado, se han establecido 6 (CIS) de una meta de 50, no se entiende por qué no se informa a cuánto asciende la inversión en la construcción de cada uno de ellos; así como para poder valorar su eficacia, tampoco se habla de cada cuándo se prestan los servicios en los mismos, ni la clase de atención que ofrecen. Ojalá que a los congresistas locales, las anteriores observaciones, les sirvan para preguntarle a los secretarios de Salud, Jorge Fouad Aguilar Chedraui, o de Educación Pública, Luis Maldonado Venegas, toda vez que según declaraciones pasadas del titular de la SSA en Puebla: “Un Centro Integrador de Servicios (CIS), es un modelo poblano, donde se construye un Centro de Salud de alta respuesta y atención, con una escuela, una aula digital con tecnología de punta, y una unidad deportiva, en el entendido de que buscamos equilibrar los dos servicios más importantes, que son la Salud y la Educación. Estos son dos factores fundamentales para igualar oportunidades en los lugares más dispersos y en los municipios más marginados”, probablemente ambos servidores públicos, puedan disipar las dudas que Moreno Valle, dejó sin respuesta en su segundo informe estatal. Aquella promesa sobre Transparencia, plasmada dentro del documento que como propuesta de campaña y atractivo electoral Rafael Moreno Valle, bautizara como: “Cumplo mis compromisos o me voy”, todo indica que ha sido olvidada, pues de otra forma no se entendería como es que se pretende alcanzar el compromiso de “Incrementar para el 2014, 3 lugares en la posición de Puebla, en el 'Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno', de Transparencia Mexicana; y ubicarnos entre los primeros 20 estados para 2017”. Cuando al ingresar en la página oficial www.puebla.gob.mx/, y pretender acceder al rubro de Transparencia, la respuesta es: “El sitio web no puede mostrar la página”, esperemos que por bien de la imagen del gobierno estatal, el responsable de la misma, Marcelo García Almaguer, cumpla con parte de sus obligaciones… Y hasta la próxima.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles