Cinco lecturas del Tercer Informe

  • URL copiada al portapapeles


16 Ene 2014
Rodolfo Ruiz R. Varias son las lecturas que deja a la clase política poblana el Tercer Informe del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas. La primera es el gran poder de convocatoria del mandatario estatal, al reunir en el Auditorio de la Reforma a 22 gobernadores, a los dirigentes nacionales de los principales partidos políticos —con excepción del PRI—, a subsecretarios y coordinadores generales del gobierno federal, así como al rector de la UNAM, y al secretario general del SNTE, entre otras figuras políticas de peso nacional. Moreno Valle confirmó de esta manera que su proyecto político personal de cara al 2018 no sólo sigue vigente, sino en pleno proceso de consolidación. Una segunda lectura es que las buenas relaciones y puentes de comunicación que el gobernador poblano ha construido con el presidente Enrique Peña Nieto y algunos miembros de su gabinete, no necesariamente se traducirán en obras y proyectos de alto impacto con fondos federales. En ese tenor hay que enmarcar el mensaje de Moreno Valle al final de su informe, cuando pide el respaldo del gobierno federal para concretar el Segundo Piso de la Autopista México-Puebla y la modernización del llamado Periférico Ecológico, aunque de ecológico no tenga nada. Varias son las señales que la Federación ha enviado al Ejecutivo estatal para hacerle entender que los privilegios —en materia de obras y recursos— que obtuvo con el presidente Felipe Calderón, no se repetirán en la gestión de Enrique Peña. De entrada, las obras del Segundo Piso de la Autopista no se harán este año, y los trabajos de mantenimiento del Periférico sí, pero estarán a cargo de la Federación. De las 500 obras de mayor inversión económica incluidas en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2014, Puebla sólo tendrá 5, y en ninguna de ellas el gobierno estatal llevará mano. http://e-consulta.com/nota/2014-01-06/gobierno/solo-1-de-las-500-grandes-obras-federales-se-quedan-en-puebla Otra lectura en torno al tercer informe está vinculada con la designación de Víctor Giorgana Jiménez como coordinador de la fracción del PRI en la 59 Legislatura del Congreso del estado, y el discurso que este miércoles leyó la diputada Silvia Tanús Osorio, en representación de los legisladores del tricolor. El gobernador había enviado el mensaje que él no quería en la coordinación del PRI a Pablo Fernández del Campo, ni a Víctor Giorgana; que él prefería a José Chedraui Budib. Sin embargo, el CEN del PRI escogió a Giorgana y no sólo eso: mandó el discurso que Silvia Tanús leyó en la tribuna del Congreso fijando la posición de los diputados priistas. La postura del CEN del PRI se resume en las siguientes líneas: “La realidad de nuestra entidad ofrece un panorama de contrastes. “Son muchos los rezagos que preocupan a los poblanos: en tres años de gobierno, la pobreza se ha extendido. La inseguridad es una constante y se incrementa a un ritmo poco común. Y el campo… el campo ha sido olvidado. “Una Puebla en efecto, ha sido partícipe de los programas y beneficios gubernamentales. “La otra Puebla, la marginada, continúa sumergida en el abandono, en la indiferencia e incluso en la negligencia de las autoridades. “Necesitamos que en Puebla se replique el ánimo de acuerdos y consenso, del que ha dado ejemplo el Presidente Enrique Peña Nieto”. Una cuarta lectura que el informe morenovallista deja a la clase política gira sobre el coordinador de la fracción del PAN, Jorge Aguilar Chedraui, y la diputada encargada de fijar la postura de la fracción mayoritaria en el Poder Legislativo local, Patricia Leal Islas. En ambos casos se trata de neopanistas o, más bien, de morenovallistas recién convertidos al panismo que en la práctica han desplazado a dirigentes conocidos del PAN o a figuras de mayor trayectoria en las filas del partido como Víctor León Castañeda, Miguel Ángel Huepa, Salvador Escobedo Zoletto o Pablo Montiel Solana, que han sido regidores, alcaldes, diputados locales o diputados federales, o dirigentes de comités municipales. En contraste con Aguilar Chedraui y Leal Islas, que forman parte del equipo compacto del gobernador y que han colaborado con él en diferentes puestos de la administración pública estatal y federal, pero sin pertenecer al PAN, partido al que recién acaban de afiliarse. Una quinta y última lectura hay que situarla en la negativa de Fernando Manzanilla Prieto de rendir protesta como diputado local, y su manifiesto distanciamiento —que no ruptura— con su cuñado, el gobernador Rafael Moreno Valle. La decisión de Fernando de no asumir la diputación de representación proporcional en la 59 Legislatura no sólo confirma su alejamiento político y personal del mandatario estatal, sino uno de los riesgos que corre el grupo gobernante en la segunda mitad del sexenio: el de dividirse con motivo de la sucesión de Moreno Valle en 2016, y la intención de éste de dejar sucesor, no en función del más capaz, sino del que mayor garantías le ofrezca de apoyar su proyecto presidencial de cara al 2018. El distanciamiento del mandatario estatal con el que fuera su coordinador general de campaña y secretario general de Gobierno puede ser el comienzo de una grieta en la travesía del titanic morenovallista. Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com Twitter: @periodistasoy

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles