La confesión de Moreno Valle

  • URL copiada al portapapeles


21 Ene 2014
Carlos Gómez Por primera vez, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, tuvo que hacer una confesión pública de tipo familiar para terminar con las diversas teorías sobre el por qué Fernando Manzanilla Prieto no asumió el cargo de diputado local. Moreno Valle, de una vez por todas, enterró cualquier versión sobre un distanciamiento o rompimiento político con su amigo y cuñado para dejar en claro que la relación no sólo se mantiene sino que sigue intacta en un terreno familiar en donde nadie tiene derecho a preguntar más. La confesión del mandatario poblano cierra un ciclo de especulaciones alimentadas desde su propio equipo de colaboradores y repercutida en diversos foros políticos sobre lo que implicaría la ruptura del morenovallismo. Hoy sabemos, en voz del propio mandatario, que no existe ninguna fisura dentro de su equipo de trabajo que prácticamente lo ha acompañado desde su campaña a la gubernatura y durante los primeros tres años de su gestión. Si algo distingue al mandatario es su férreo control sobre su equipo de trabajo y lo ha sabido llevar de tal forma que en estos momentos los aspirantes más serios para pelear por la gubernatura se mantienen bajo su orden y proyecto. Ni una pieza se ha movido dentro del ajedrez del morenovallismo y todos siguen en espera de que sea el mandatario el que abra el proceso de sucesión a la gubernatura y que defina las reglas del juego. La única duda que había sobre el círculo morenovallista fue aclarada por el mandatario en la entrevista concedida al periodista Jorge Rodríguez Corona. Y es que no podía ser de otra forma y tuvo que ser en voz del mandatario como quedó aclarado que la situación de Fernando Manzanilla es un tema personal y no político. La versión del mandatario encaja perfectamente con los últimos hechos ocurridos alrededor de la figura de Fernando Manzanilla y de la cual se generaron interminables historias. Ahora queda claro para todos qué ocurrió entre el mandatario y su cuñado. El gobernador poblano sabe que para seguir adelante en su proyecto presidencial debe mantener el control sobre su equipo de trabajo. Y principalmente sobre tres de sus ex secretarios que pelearán la candidatura a la gubernatura: Antonio Gali Fayad, Jorge Aguilar y Patricia Leal Islas. La confesión del mandatario ubicó en su justa realidad a los despistados. Y como dijo el mandatario el tema de Fernando Manzanilla debe quedar ahí, en un tema familiar. Y quienes conocen a Fernando Manzanilla saben que antes del dinero o los cargos políticos está su familia. No hay nada más que agregar sobre este tema. Ya habrá tiempo y condiciones para que Fernando Manzanilla regrese a la política. En tanto el morenovallismo sigue compacto e imbatible. ** ** ** gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles