Bendicen semillas por la Candelaria

  • URL copiada al portapapeles


03 Feb 2014
La mayoría de la población en Ixtenco acude con canastos de diversos tipos de granos que serán sembrados Alina FERNÁNDEZ Corresponsal semillasAyer, con motivo del Día de la Candelaria, cientos de feligreses acudieron a bendecir semillas en canastos adornados, tradición ancestral que se conserva en el municipio otomí de Ixtenco, donde la mayoría de la población se dedica al campo. Asimismo existen diversas tradiciones que se preservan a través de los tiempos, ya que se han heredado de generación en generación y un municipio que se distingue por estar lleno de costumbres es este lugar, ya que una creencia es la bendición de semillas el Día de la Candelaria, una tradición que en muchos lugares ya se ha perdido, así lo narró el cronista del municipio de Ixtenco, Mateo Cajero. Describió que es así como en este lugar debido a este festejo muchos feligreses acudieron a la celebración eucarística a bendecir sus semillas, ya que la mayoría de la población se dedica a la agricultura. De esta manera este día los ixtenquenses llevaron consigo canastas adornadas con flores, mazorcas, romero y velas acompañados estos elementos con las diversas semillas que se siembran como: fríjol, haba, maíz, alberjón, huesitos y pepitas, estas últimas que representan este lugar, además de llevar las imágenes del Niño Jesús. Es así como este día nada es obstáculo para los creyentes ya que no importando el frío o calor ellos están presentes en la bendición de las semillas y de su imagen. Según el cronista, la tradición en este municipio data desde hace mucho tiempo, sin embargo antes no sólo se bendecían las semillas, sino se llevaba a cabo un rito ancestral en el que se velaban las semillas para consagrarlas y luego los pobladores las llevaban a sus terrenos de labor con la creencia de que habría más producción, acto que se llevaba a cabo en la montaña La Malinche hasta el año de 1700. Sin embargo, comentó que otra costumbre es que el mayordomo de este lugar reparte velas benditas para que la enciendan cuando se presente alguna tormenta eléctrica para que no dañe sus cultivos. Es así como sorprende que cientos de personas se reunieran ayer con sus canastos hasta en el atrio para que les bendigan sus semillas. Cabe mencionar que por la tarde se repartieron tamales y el tradicional atole agrio, bebida característica de este lugar dentro de la gastronomía, reiteró Mateo Cajero. De esta manera es como se preservan las costumbres, además de que en otros municipios de este estado sólo se preserva la tradición de llevar a bendecir la imagen del Niño Jesús, ya que esta celebración es festejada a los 40 días del nacimiento y marca el final de las conmemoraciones de la Navidad, finalizó el cronista municipal.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles