Eduardo Rivera deja la casa en orden

  • URL copiada al portapapeles


05 Feb 2014
 Rodolfo Ruiz R. A pesar de las notables ausencias del gobernador Rafael Moreno Valle y el alcalde electo José Antonio Gali, el tercer y último informe de Eduardo Rivera Pérez fue bien recibido por los diferentes actores que abarrotaron el auditorio del Complejo Cultural Universitario. El munícipe capitalino dijo en su mensaje de despedida que a pesar de las piedras en el camino, su gestión termina plena y en paz al haber cumplido lo que ofreció en campaña. “Dejo la casa en orden”, enfatizó al destacar que deja una deuda menor en 100 millones de pesos a la que heredó. Rivera Pérez dijo que en los próximos días estará muy pendiente de las evaluaciones y cuestionamientos que se hagan a su administración, a los que dará puntual respuesta, convencido de que Puebla hoy es mejor y que su gobierno actuó con transparencia, legalidad y honestidad. El último informe de Rivera Pérez destacó por la emotividad de su mensaje, y por el reconocimiento que en persona y en video le hicieron prominentes figuras empresariales, académicas, políticas y religiosas de la entidad. *** Este miércoles con una transmisión a control remoto desde la Casona de San Antonio, en el corazón de la ciudad, el programa radiofónico Encuentro Cultural que conduce Mariana González cumplirá su décimo aniversario. El programa, dedicado a la difusión de eventos y actividades culturales, tradiciones y música popular, se transmitirá en punto de las 6 de la tarde por el 105.9 del cuadrante de Frecuencia Modulada. Mariana González es sobrina del párroco Froylán González, quien no hace mucho fue nombrado por el Vaticano como prelado de honor con grado de monseñor. *** México: ilusiones y realidades México es un país con una clase gobernante que hace de los mitos y la fantasía más de lo que Hollywood en el cine: crea realidades (o ficciones) que ni los más famosos directores del séptimo arte han logrado llevar a la pantalla grande. De veras que hay que tener valor, cara dura o una gran capacidad histriónica para llamar —como lo hizo el presidente Enrique Peña Nieto en su reciente viaje a Cuba— “líder moral” al dictador Fidel Castro o para poner como ejemplo de modelo educativo “la formación integral que reciben los niños y niñas de este país hermano”. O para presumir un premio como el recibido por Luis Videgaray Caso como “el mejor ministro de finanzas del mundo” y mandar a publicar una fotografía con el trofeo otorgado por la revista británica The Banker, a sabiendas que el 2013 fue uno de los peores años en términos económicos. Las autoridades hacendarias mexicanas estimaron que en 2013 la economía crecería 3.5%, pero al finalizar el año el crecimiento fue de apenas 1.8%. O para mantener al aire una campaña propagandística que pregona que como consecuencia de la Reforma Energética bajarán los costos de las gasolinas, el gas y la luz, cuando mes con mes los precios de las primeras suben nueve y once centavos, y la Comisión Federal de Electricidad ha comenzado a reclasificar sus servicios y ajustar al alza sus tarifas por consumo doméstico e industrial. O para alardear en toda reunión internacional a la que México es invitado, como el 44 Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, o la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebrada hace unos días en La Habana, las reformas estructurales aprobadas por el Congreso de la Unión a finales del año pasado, aun cuando varias de éstas no pueden aplicarse por la ausencia de las leyes reglamentarias o secundarias. O para que un partido como el PAN esté considerando reelegir a un político anodino como Gustavo Madero que ha sido exhibido por sus propios correligionarios como encubridor de la corrupción y la extorsión en que incurren diputados y senadores para cobrar el moche a presidentes municipales favorecidos con obras y partidas extraordinarias incluidas en el Presupuesto de Egresos de la Federación. O para creer que en 120 días el Congreso de la Unión podrá resolver el mazacote legislativo derivado de las reformas estructurales aprobadas fast track en diciembre pasado, lo que supone dejar claro los propósitos de la conversión de Pemex y la CFE de sectores estratégicos a “empresas productivas del Estado”, las modalidades de asociación, contratación y contraprestaciones que Pemex pagará a compañías privadas y las áreas que en definitiva quedarán fuera del alcance de inversionistas nacionales y extranjeros. Además de cuáles serán las funciones y atribuciones del INE y cuáles las de los institutos estatales electorales, cómo se evitará la partidización de estos organismos supuestamente ciudadanos; qué pasará con el duopolio televisivo y cómo se garantizarán condiciones de equidad y competencia para la tercera cadena nacional de televisión. Ojalá que en estos 120 días México no termine colapsado por la utopía provocada por el pactismo de Peña Nieto con el PAN y el PRD; la ilusión de que lo mejor está por venir, que en 2014 la economía crecerá a tasas del 3 ó 4%; que Elba Esther seguirá en prisión, el SNTE doblegado y la CNTE cooptada, y que la Reforma Educativa mejorará las habilidades matemáticas, lectoras y de compresión de los niños y adolescentes mexicanos. Ojalá. *** Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com Twitter: @periodistasoy

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles