De alianzas y rompimientos panistas en Puebla

  • URL copiada al portapapeles


06 Feb 2014
Rodolfo Ruiz R. Aun cuando en Puebla parecería claro quién sería el ganador en una elección entre Gustavo Madero Muñoz y el candidato que resulte de una alianza entre la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota, el exgobernador de Guanajuato Juan Manuel Oliva y el senador Ernesto Cordero, a nivel nacional la situación no es tan clara. Una cosa es que Gustavo Madero sea favorito por el respaldo que tiene de gobernadores como Rafael Moreno Valle, de Puebla; Kiko Vega, de Baja California; y Guillermo Padrés, de Sonora; así como de los coordinadores parlamentarios del PAN en el Senado y la Cámara de Diputados, y la mayoría de los presidentes estatales del blanquiazul, y otra que sea imposible ganarle. La fuerza y las estructuras que pueden llegar a sumar sus opositores no habría que minimizarlas, ni siquiera en Puebla con todo y que Moreno Valle sea hoy el dueño del partido y de la voluntad de sus principales dirigentes en el estado y la capital. A nivel nacional los opositores de Gustavo Madero no están mancos, ni cojos. Entre ellos hay que contar al expresidente Felipe Calderón, al bloque de exgobernadores Panistas por México conformado por Ernesto Ruffo, de Baja California; Carlos Medina Plascencia de Guanajuato; Alberto Cárdenas, de Jalisco; Fernando Canales Clariond y Fernando Elizondo, de Nuevo León, al gobernador en funciones de Guanajuato, Miguel Márquez; a los dirigentes abiertos y encubiertos de El Yunque, y a no pocos senadores, diputados y exdiputados federales, alcaldes y expresidentes municipales. Ciertamente los primeros, se ven con mayores recursos económicos y operativos para comprar simpatías y movilizar votantes el día de la jornada electoral, pero nada tienen seguro y menos— si lo que hasta hace unos días parecía muy complicado— llega a concretarse: una alianza entre Vázquez Mota, Juan Manuel Oliva y Ernesto Cordero. La excandidata presidencial, con todo y sus indefiniciones y ambigüedades, sigue siendo la aspirante a la dirigencia más popular entre la militancia panista, por encima incluso de Gustavo Madero. A su vez, el exgobernador de Guanajuato tiene una estructura, soportada en los cuadros yunquistas, nada despreciable. Y el senador Ernesto Cordero tiene el apoyo de los calderonistas activos y apasivados. En ese contexto hay que leer la ruptura y los enfrentamientos que en los últimos días se han dado al seno del panismo, marcados por la imposición de Pablo Rodríguez Regordosa en el Comité Directivo Municipal del PAN; el juicio de Juan Carlos Mondragón en contra Eukid Castañón para dejarlo fuera del Congreso local; y la ausencia del gobernador Moreno Valle en el informe de despedida del presidente municipal de Puebla. También la cancelación de última hora de Gustavo Madero en el tercer y último informe de Eduardo Rivera; la presencia en el acto de tres de sus opositores y rivales en la contienda por la dirigencia nacional panista, y las declaraciones de Fernando Manzanilla, extitular de la Secretaría General de Gobierno, en el sentido de que él y su cuñado —el gobernador Moreno Valle— hoy militan en diferentes trincheras panistas. Este último, Fernando Manzanilla, no es un actor o protagonista menor en el tinglado de la elección nacional panista. Además de ser uno de los principales operadores de Juan Manuel OIiva, puede convertirse en un alfil estratégico de los opositores de Gustavo Madero y Moreno Valle en Puebla, es decir, es un aliado del alcalde saliente Eduardo Rivera y del exdirigente estatal panista Juan Carlos Mondragón si, como parece, Vázquez Mota se lanza a la dirigencia nacional y lleva como coordinadores de campaña al exgobernador de Guanajuato y al senador Ernesto Cordero. ¿Se imagina el escenario? Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com Twitter: @periodistasoy

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles