El lado oscuro de las casas de empeño

  • URL copiada al portapapeles


06 Feb 2014
Carlos Gómez Una y otra vez muchos poblanos se han preguntado ¿quién regula las casas de empeño? ¿Quién verifica que los objetos que se empeñan no sean robados? La pregunta sigue sin una respuesta pero hoy podemos documentar un caso en particular de una prenda robada que fue hallada por su propietario en el negocio denominado Efectivo Inmediato SA de CV pero conocido comercialmente como Prendamex Tu Casa de Empeño. Resulta que en una de las sucursales que tienen en el municipio de Teziutlán un ciudadano (cuyo nombre omitiremos) encontró una prenda que días antes le habían robado. La persona afectada presentó formalmente una denuncia por el robo de su prenda y solicitó a la Procuraduría General de Justicia del Estado su apoyo para recuperar su prenda. El pasado 14 de enero el agente del Ministerio Público del Segundo Turno de Teziutlán elaboró el oficio 89/2014/TEZIU con el que pidió a la empresa Efectivo Inmediato realizar la devolución a la persona afectada. Sin embargo, la empresa no accedió a la petición hecha por el agente del Ministerio Público. Se desconocen los motivos reales del por qué los abogados de Efectivo Inmediato no regresaron la prenda para reparar el daño a la persona que fue afectada. Pero evidentemente existe un lado oscuro no sólo de esta empresa, sino de todas las que se dedican al préstamo de efectivo a través del empeño. No hay que olvidar que en octubre del 2013 en una acción conjunta entre la Procuraduría General de Justicia del Estado y el Ayuntamiento de Puebla cerraron algunas casas de empeño por aceptar prendas de dudosa procedencia. Pero evidentemente el negocio sigue. Las casas de empeño se mantienen abiertas y no existe claridad sobre el origen de las prendas. Hace falta que las autoridades estatales y de todos los Ayuntamientos hagan un esfuerzo real y pongan una solución definitiva para transparentar el trabajo de las casas de empeño. No se trata de hacer señalamientos contra una u otra empresa. Lo que se requiere es que las casas de empeño dejen de aceptar prendas robadas. Lo ideal sería dar un golpe a la delincuencia al poner en orden la forma en que se empeñan las prendas para asegurarse que no son robadas. Y no hace falta un ejercicio de buena voluntad por parte de los empresarios, lo que se requiere es que las autoridades apliquen la ley. Que se hagan tantos operativos como sean necesarios para cerrar todas las casas de empeño que trabajen de manera irregular y también incluyan todos aquellos negocios que compran artículos de oro para su fundición. Urge que las autoridades regulen estos negocios. Es por el bien de la sociedad. gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles