PULSO POLITICO

  • URL copiada al portapapeles


12 Mar 2014
Francisco Cárdenas Cruz Reacción calderonista vs. EPN El grupo de senadores calderonistas, encabezado por Roberto Gil Zuarth, reviró ayer por el caso de Oceanografía al asegurar que el fraude contra Banamex se hizo durante el primer año del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y no en el sexenio de su antecesor, Felipe Calderón, lo que considera “un hecho absolutamente irrefutable”. El que fuera secretario particular del ex mandatario, declaró que el escándalo en el que se ha involucrado a la naviera consentida de su ex jefe y del antecesor de éste, Vicente Fox, se registró el año pasado y no el sexenio anterior, al tiempo que su colega campechano Jorge Luis Lavalle, rechazó que Mario Ávila Lizárraga, ex subdirector de la filial Pemex Exploración y Producción -cuya campaña electoral como candidato a gobernador de su estado él coordinó- “no tiene nada que ver con las facturas que son motivo del fraude cometido el año pasado”. Gil Zuarth preside la Comisión de Justicia en el Senado y ayer se apresuró a deslindar al ex presidente Calderón del escandaloso caso que, de acuerdo a informaciones difundidas en los últimos días en distintos medios de comunicación, involucran al padre y hermano del desaparecido secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, a los que se atribuyen haber influido sentimentalmente con el entonces mandatario para que Ávila Lizárraga fuera primero candidato panista a gobernador de Campeche y después funcionario de Pemex, desde donde, de acuerdo a lo revelado por el director general de la misma, Emilio Lozoya Austin en su comparecencia del lunes ante comisiones de la Cámara de Diputados, suscribió contratos a favor de la naviera, aun después de haber dejado el cargo. El titular de la paraestatal informó que se inició una investigación administrativa al ex subdirector de Mantenimiento y Logística de la petrolera PEP, lo que pareció el detonador para que los actuales senadores que fueron funcionarios durante el gobierno panista pasado, salieran en su defensa y de la de Calderón. Eso, después de que el actual diputado de Acción Nacional y ex funcionario de Pemex, Juan Bueno Torio –que estuvo sentado al lado de Lozoya Austin en su comparecencia del lunes- declarara que lo de Oceanografía “es una estrategia del gobierno federal para disminuir –sic- al PAN”. En conferencia de prensa en la sede senatorial, Gil Zuarth dijo que lo que desató el escándalo del fraude de la naviera a Banamex “es un hecho presuntamente realizado el año pasado, no en 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, ni siquiera en el 2012” y que la operación ilegal contra ese banco se hizo “en el primer año del gobierno del presidente Peña Nieto. Pretender endilgarle al Ejecutivo Federal que fue el año pasado en que Oceanografía burló la ley y utilizó contratos falsos tanto en Banamex como en el Banco Nacional de Comercio Exterior para obtener créditos millonarios en dólares o pesos, a sabiendas que las irregularidades de aquella empresa fueron del dominio público el sexenio panista pasado y, desde luego, en el antepasado foxista, como consta en las indagatorias hechas por una Comisión Especial de la Cámara de Diputados, que presidiera el ex panista Jesús González Schmal y la propia Auditoria Superior de la Federación, parece una osadía que, seguramente, tendrá consecuencias. fcardenas@pulsopolitico.com.mx @MXPulsoPolitico

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles