CONTRASTES

  • URL copiada al portapapeles


08 Ene 2015

CARLOS GÓMEZ

Última oportunidad para el PRI

La lista de los futuros candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para las elecciones federales de este año, refleja un intento real por tratar de competir contra la poderosa maquinaria electoral del gobernador Rafael Moreno Valle.

En el Comité Ejecutivo Nacional del PRI se valoró la necesidad de ganar el mayor número de Distritos que sea posible y, de paso, intentar demostrar al morenovallismo que puede pelear la gubernatura en el 2016.

De otra forma no se entiende la postulación de Alejandro Armenta como candidato a diputado federal por el Distrito 7 y de Jorge Estefan Chidiac por el Distrito de Izúcar de Matamoros.

El duelo más atractivo es sin duda el de Alejandro Armenta contra Mario Rincón y Cabalán Macari en el Distrito 7 con cabecera en Tepeaca.

Este será un fiel reflejo de lo que sucederá en el 2016 cuando el presidente municipal, Antonio Gali, competirá por la gubernatura de Puebla.

Los ojos de analistas políticos y periodistas estarán sobre esta contienda en la zona de Tepeaca y Acajete porque servirá como un buen ejercicio para conocer las fortalezas y debilidades del PRI.

Para nadie es un secreto que pese a todos los errores cometidos por Mario Rincón en el programa de los nuevos verificentros es un político muy conocido en la zona y se dio el lujo de pedir licencia después de ganar la diputación local.

Y a lo anterior se suma que el verdadero objetivo del morenovallismo es llevar a Cabalán Macari a la Cámara de Diputados Federales (igual que a Patricia Leal Islas).

Por eso si el PRI logra una victoria en ese Distrito se marcará una nueva etapa en la vida política de Puebla.

Si Alejandro Armenta Mier es capaz de derrotar a la efectiva maquinaria electoral de Rafael Moreno Valle revivirá una ligera esperanza de que el PRI puede derrotar al actual grupo político en el poder para regresar a Casa Puebla.

De lo contrario, si Mario Rincón y Cabalán Macari alcanzan la victoria será un incentivo más para demostrar que Tony Gali Fayad no tendrá rivales serios para ganar la gubernatura en el 2016.

Así lo entienden priistas y panistas.

El Distrito VII se convirtió de pronto en la última esperanza del PRI para revivir en la entidad.

Aunque otros distintos también representan batallas importantes como el de Izúcar de Matamoros y Teziutlán, en realidad la verdadera medición de fuerzas será en el VII.

Así que por ahora Alejandro Armenta se convertirá en el candidato y líder moral de los priistas.

El ex funcionario federal deberá revivir prácticamente al PRI.

No es una tarea sencilla.

Pero si lo logra, será un aspirante más para el 2016.

Ya lo verá.

gomezcarlos79@gmail.com

@gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles