DE FRENTE Y DE PERFIL

  • URL copiada al portapapeles


08 Ene 2015

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

Tiempos difíciles

Uno de los principales retos que habrá de enfrentar el PRD durante el presente año es la cuantificación de los efectos dejados por la deserción de algunos de sus cuadros y la pésima imagen de algunas autoridades que fueron avaladas por ese partido para llegar al poder.

Las urnas serán las medidas específicas que ofrecerán el resultado de lo terrible que resultó 2014 y el inicio del 2015 para el partido del sol azteca.

Iguala, Guerrero se mantiene fresca en la mente de los mexicanos, Soledad de Graciano Sánchez, en San Luis Potosí es otra pesada losa que se añada a las rocas que amenazan con desatar un alud que arrastre al que hasta ahora se mantuvo como el principal partido de izquierda en la historia de México.

La renuncia del senador Mario Delgado a su militancia perredista es otro clavo en esa pesada cruz, pero se mantiene latente la posibilidad de que el también senador Alejandro Encinas haga lo propio en los próximos días.

Antes de eso, algunos diputados federales perredistas dejaron la bancada de este partido y se constituyeron en la fracción legislativa de Morena, aunque todavía requieren de la aprobación de las otras bancadas que conforman la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.

Pero la que hasta representa la principal renuncia al partido fue la de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fundador del partido y primer dirigente nacional del mismo.

Y no es que Cuauhtémoc, Mario Delgado o los diputados renunciantes sean seguidos por decenas de cientos de militantes que procedan a hacer lo propio, pero sus renuncias si impactan en el ánimo de los electores potenciales y de los simpatizantes que al ver esas decisiones pensarán más su voto antes de emitirlo.

Para el PRD, el 2015 y el proceso electoral federal, aunado a los comicios estatales y locales será una prueba difícil de superar y hay quienes auguran que tendrán que hacer un trabajo sumamente escrupuloso para que el conteo nacional de sufragios les permita alcanzar la cifra de los dos dígitos.

Es cierto que el partido mantiene algunos reductos y gobierno todavía algunas entidades del país, pero los pronósticos no son nada halagüeños.

Guerrero se había establecido como un estado apto para la permanencia del perredismo como gobierno, pero los acontecimientos de Iguala y la llama permanente de los 43 desaparecidos en Iguala, han convertido al estado en territorio fértil para el voto de castigo.

En el Distrito Federal la competencia electoral se advierte cada vez más reñida entre los dos partidos de izquierda que habrán de disputar las 16 delegaciones políticas y los 40 distritos locales, con lo que la férrea disputa entre PRD y Morena podría dejar mayores beneficios para priistas y panistas que se sentían desprotegidos en la capital del país.

Tabasco es terreno abonado para los morenos de Andrés Manuel López Obrador, por lo que costará trabajo al gobierno perredista mantener, como hasta ahora, el control del Congreso local y los principales ayuntamientos del estado.

Morelos es otro de los estados gobernados por el partido del sol azteca en que habrán comicios locales, para la renovación de los ayuntamientos y del Congreso local, en que la presencia de Morena es menor que en Tabasco y el Distrito Federal, pero donde los priistas buscan su reivindicación.

Pocas sus aspiraciones reales de contender para la obtención de triunfos en algunos de los nueve estados que elegirán a sus gobernadores en junio próximo.

ramonzurita44@hotmail.com

zurita_sahagun@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles