LA CORTE DE LOS MILAGROS

  • URL copiada al portapapeles


12 Ene 2015
RODOLFO RUIZ R. Transfuguismo e improvisación, talón de Aquiles de RMV Una de las mayores limitaciones del gobernador Rafael Moreno Valle en su proyecto presidencial y transexenal es su reducido equipo de colaboradores, a los que ha convertido en todólogos de la administración pública; en políticos arcoíris, o promiscuos ideológicos que pueden pasar del PRI al PAN, de Convergencia al PRD o al PAN, del Panal al PAN, o del PRI al PSI o Compromiso por Puebla, sin el menor rubor. El transfuguismo ideológico que hemos visto en los últimos años ha envilecido a la clase política poblana a tal grado que hoy no es posible saber qué distingue al PRI del PAN o al PAN del PRD, o cuáles son las diferencias sustantivas, en lo ideológico y programático, entre sus dirigentes o en las prácticas y métodos de unos y otros para hacerse del poder. El tránsfuga por lo general es un traidor y más cuando las causas que lo llevan a abandonar un partido para refugiarse en otro están lejos de ser ideológicas o doctrinarias, y obedecen más bien a cuestiones pragmáticas o electoreras por motivos personales, inconfesables, a veces ilegales y socialmente inaceptables. En los hechos, hemos visto un gobierno que privilegia no al ciudadano, sino al poder, y que mueve y quita y regresa a funcionarios no en aras de la eficiencia y la honestidad, sino de ganar elecciones. Mario Rincón González, Irma Patricia Leal Islas, Eukid Castañón Herrera, Luis Maldonado Venegas, Ángel Francisco Trauwitz Echeguren, Juan Pablo Piña Kurzcyn, José Cabalán Macari Álvaro, Pablo Rodríguez Regordosa y Roberto Moya Clemente, son casos típicamente representativos. Mario Rincón, quien en los próximos días pedirá nuevamente licencia para contender como candidato del PAN por una diputación federal, llevando como suplente al secretario de Infraestructura y ex dirigente estatal del PANAL, Cabalán Macari, es quizás el ejemplo más acabado de la improvisación, el oportunismo político, el trapecismo electoral y la promiscuidad ideológica. En los cuatro años que lleva la administración morenovallista, Mario Rincón no sólo pasó del PRI al PAN sino que fue subsecretario de Vinculación Institucional, subsecretario de Asuntos Políticos y Protección Civil, encargado de Despacho del Secretariado Ejecutivo del Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, secretario de Desarrollo Social, diputado local por el distrito 17 con cabecera en Amozoc, y secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial. La legisladora local por el distrito 10, Patricia Leal, es también una conspicua política chapulín que brinca de un cargo a otro por indicaciones de su jefe. Comenzó la administración como contralora, pero en 2012 pidió licencia para ser candidata a senadora suplente de Javier Lozano Alarcón, en 2013 fue postulada para diputada y ahora en 2015 pedirá licencia para ser nominada como suplente a una diputación federal llevando como Juanita en el distrito en el distrito 9 a Genoveva Huerta Villegas, quien a su vez es su suplente en la diputación local. Eukid Castañón es otro político morenovallista con una carrera meteórica que sin el menor rubor dejó una vicepresidencia de Convergencia para convertirse en uno de los principales operadores del ex dirigente nacional panista Gustavo Madero Muñoz y su jefe político el gobernador Moreno Valle. Arrancó la gestión como operador político y electoral en la Secretaría General de Gobierno con Fernando Manzanilla Prieto, luego fue nombrado contralor del estado y al mismo tiempo suplente de aquel en la lista de candidatos plurinominales de la coalición Puebla Unida, como cuota del partido estatal Compromiso por Puebla, y ahora se perfila a pedir licencia al Congreso del estado para ser diputado federal del PAN en las elecciones de 2015 por la vía plurinominal. Y así podríamos seguir con los demás mencionados, hasta llegar a los secretarios del gabinete estatal que a pesar de carecer de militancia en el PAN o venir de otros partidos serán candidatos del blanquiazul en las elecciones del primer domingo de junio, como el secretario de Finanzas Roberto Moya; el secretario de Infraestructura, Cabalán Macari; el jefe de la Oficina de la Gubernatura y ex secretario de Servicios Legales y Defensoría de Oficio, el ex priísta Juan Pablo Piña Kurzcyn. ¿No es acaso esto lo que Moreno Valle prometió desterrar en su gobierno? ¿No que eso desvirtuaba el propósito de la función pública y convertía a los ciudadanos en instrumento de políticos voraces para incrementar su poder y riqueza personal? rruiz@e-consulta.com/periodistasoy@hotmail.com @periodistasoy

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles