La estafa a Enrique Agüera

  • URL copiada al portapapeles


12 Ene 2015
CARLOS GÓMEZ Enrique Agüera Ibáñez, exrector de la BUAP y ex candidato a la presidencia municipal de Puebla, vive en carne propia el amargo sabor de la estafa. Agüera Ibáñez dejó en las manos de la secretaría general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Ivonne Ortega, su futuro político y lo traicionó. Como olvidar que fue Ivonne Ortega la que buscó al entonces rector de la BUAP para ofrecerle la candidatura del PRI a la Presidencia Municipal de Puebla. La dirigente del PRI llenó de promesas al entonces rector para dejar la universidad y meterse de lleno a un aventura política “cobijado” por el tricolor y la presidencia de la República. A Enrique Agüera le prometieron carretadas de dinero y apoyo de las estructuras del PRI para poder derrotar a la poderosa maquinaria electoral del gobernador, Rafael Moreno Valle. Nada de eso se cumplió. Cuando empezó la precampaña a la presidencia municipal de Puebla hubo un intenso intercambió de llamadas telefónicas y visitas de Enrique Agüera al CEN del PRI. Había un trato preferencial. Ivonne Ortega siempre tuvo las puertas abiertas para Enrique Agüera. Sin embargo, algo pasó. Hubo señales encontradas y jamás un entendimiento real entre Agüera y Ortega. Cuando inició la campaña el dinero prometido nunca llegó para ganarle a Antonio Gali Fayad. Así que Enrique Agüera tuvo que enfrentar la campaña con su propio dinero y sin el apoyo de la estructura del PRI. Por eso las decisiones erróneas. Por eso el evidente distanciamiento entre la estructura de Enrique Agüera y la del PRI. Los errores fueron notorios y aprovechados por el equipo de Rafael Moreno Valle que demostró ser altamente eficiente en las campañas. Una vez que la derrota alcanzó a Enrique Agüera surgieron nuevas promesas de Ivonne Ortega para que dirigiera al PRI. Luego le prometió la delegación del IMSS para uno de sus operadores políticos. Luego le ofreció ser candidato a diputado federal por la vía plurinominal. Todo a cambio de que aportara más dinero para mantener viva la raquítica estructura del PRI en Puebla. Un día Enrique Agüera entendió que había sido estafado. Muy tarde el exrector de la BUAP supo que no le cumplirían nada. Y por eso la delegación del IMSS y la dirigencia municipal del PRI cayeron en las manos de Pepe Chedraui. Por eso la dirigencia estatal fue recuperada por Mario Marín Torres, a través de Isabel Allende. Por eso la diputado plurinominal jamás llegará. Muy cara le costó a Enrique Agüera su aventura política. Más de 10 millones de pesos tirados a la basura. Una de las más grandes estafas en la historia de Puebla. La estafadora tiene nombre y apellido: Ivonne Ortega. gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles