Otomí, en riesgo de perderse

  • URL copiada al portapapeles


21 Feb 2015
En esta comunidad sus pocos hablantes se comunican con dicho idioma; piden apoyo para conservación y difusión de la lengua  Alina FERNÁNDEZ Corresponsal OTOMÍEn el estado de Tlaxcala, el municipio de Ixtenco es la única región que conserva el dialecto otomí, por lo que en la actualidad sólo cerca de ochenta personas adultas mayores son las que dominan dicha lengua. Al respecto, el historiador Agustín Ranchero señaló que estas personas aún se comunican con esta lengua, y poco a poco el español fue llegando a la comunidad y su uso se volvió constante, lo cual provocó que existan pocos hablantes del otomí. El cronista indicó que se ha tratando de rescatar la lengua materna entre los jóvenes e infantes, ya que dio a conocer que en los jardines de niños y primarias ya se implementó la clase de otomí como una asignatura dentro del programa escolar, con el objetivo de que las nuevas generaciones también practiquen el idioma. Además, Agustín Ranchero lamentó que la juventud a veces “tenga vergüenza” de sus raíces y prefiera aprender el idioma inglés, además no le interese conservar la lengua que hablaron sus antepasados. Celebran Día Internacional de la Lengua Materna En el marco de la conmemoración del Día internacional de la Lengua Materna, se llevó a cabo un evento en el municipiode Ixtenco donde participaron adultos mayores, quienes dieron una muestra de este idioma al hablarlo, además se exhibieron bailes, costumbres gastronomía y tradiciones de este lugar. Por su parte, Pilar Aguilar, habitante de Ixtenco, de 80 años, dijo estar orgullosa de hablar otomí, sin embargo, lamentó que a pesar de festejarse no existen acciones o gestiones para rescatar dicha lengua, ya que indicó que si el municipio tuviera más reconocimiento se convertiría en un sitio turístico donde se reconocerían las tradiciones y las riquezas con la que cuenta, lo que motivaría a los jóvenes a conocer sus raíces y no emigrar del municipio. Cabe señalar que en Ixtenco existe un coro infantil y juvenil otomí por iniciativa de María Isabel Solís Márquez, quien mediante un proyecto aprobado en el Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc) inició en febrero del año pasado el mencionado coro. Este grupo está compuesto por niños, adolescentes y jóvenes desde los 6 hasta los 19 años, por lo que cantan baladas mexicanas traducidas al otomí. De esta manera, la localidad se mantiene como uno de las pocas regiones que conserva una lengua indígena.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles