Acepta gobierno participación nula para salvar Atoyac

  • URL copiada al portapapeles


27 Feb 2015
La administración no colaboró durante los trabajos de inspección del torrente así como en la regulación y clausura de las empresas contaminantes; realizarán investigaciones en compañías por irregularidades  Lucía PÉREZ Corresponsal ATOYACEl gobierno del estado de Tlaxcala no participó de manera activa en las acciones de clausura de las empresas altamente contaminantes que anunció ayer el gobierno de la República, tampoco lo hará en los trabajos que de manera interinstitucional a nivel federal buscan abatir el grave deterioro ambiental del río Atoyac. Así lo declaró el titular de la Secretaría de Gobierno, Ernesto Ordóñez Carrera, en breve entrevista luego de acudir al Domo Blanco del Centro Expositor de Tlaxcala a la entrega de apoyos para la construcción de techos, pisos, drenaje y redes de agua potable para los 60 municipios con recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Estatal (Fise) 2015. Al ser cuestionado sobre la clausura de nueve empresas que vertían productos con alto grado de contaminación y residuos peligrosos al afluente del río Atoyac Puebla-Tlaxcala, por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Federal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (Cofepris), el secretario de gobierno de Tlaxcala mencionó que el estado sólo tuvo conocimiento de la situación pero no formó parte de las acciones. Al respecto, representante sostuvo: “Hace unos días hubo un acuerdo entre los gobernadores de Puebla y Tlaxcala y el secretario de Medio Ambiente, donde se iban a trabajar de manera conjunta para verificar industrias. Es un trabajo que está coordinando la Semarnat con Profepa y las instancias federales y desde luego también Cofepris. Sí tenemos conocimiento, pero es un trabajo que en estos momentos están coordinando las áreas federales”, declaró. En cuanto a la participación directa del gobierno del estado, el encargado de la política interna del Poder Ejecutivo local subrayó que sólo interviene “en el ámbito de su competencia” con el trabajo que pudiera realizar a través de la Coordinación General de Ecología (CGE) a cargo de Néstor Montañéz Saucedo, quien estuvo presente en la conferencia de prensa en la Ciudad de México donde se dieron a conocer los resultados del operativo entre la Profepa y la Conagua. Respecto a cómo se trabajará el estado con los 12 municipios que están ubicados en la periferia del afluente y que descargan aguas negras al río Atoyac, el secretario de Gobierno dijo que “hay un trabajo coordinado con los 31 ayuntamientos (de Tlaxcala y Puebla). Se está trabajando de manera coordinada entre la Federación, el estado y los municipios, para atender estas necesidades”. Plantas de tratamiento, sin operar Es preciso recordar que el reporte que presentó ayer la Profepa y la Conagua, indica que el río Atoyac recibe 146.3 toneladas al día de materia orgánica a lo largo de 31 municipios de Puebla y Tlaxcala que no cuentan con plantas de tratamiento de agua y las instaladas no funcionan de manera adecuada. En el caso de Tlaxcala, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, dio a conocer que en los 12 municipios de la entidad asentados en la rivera del afluente, el 25 por ciento cuenta con un permiso de descarga emitido por la Conagua, mientras que el 75 por ciento lo hace sin permiso. Además, 25 municipios de la entidad cuentan con infraestructura para el tratamiento de aguas residuales, sin embargo no todas operan lo que provoca que el 47 por ciento no pueda contar con un sistema de tratamiento. “En estos 25 municipios existen 80 sistemas de tratamiento y sólo operan 29 lo que equivale al 36 por ciento. Sin embargo, de estos el 50 por ciento tiene problemas de operación, la mayoría de los municipios de Tlaxcala no cuentan con sistemas de medición de descargas ni con análisis de las aguas residuales”, agregó Guillermo Haro. Por eso, el representante determinó que ante el ineficiente tratamiento de las aguas residuales se producen riesgos para la salud humana. Inspeccionarán empresas clausuradas A partir de la clausura de siete empresas con alto grado de contaminación para el río Atoyac asentadas en el estado de Tlaxcala, la delegación en la entidad de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) iniciará inspecciones a esas compañías para revisar el cumplimiento de las normas de seguridad, salud e higiene entre la plantilla laboral. Al respecto, la delegada en Tlaxcala de la STPS, Viviana Barbosa Bonola, precisó que las inspecciones tendrán como objetivo prevenir riesgos en la plantilla laboral y asesorar a esos centros de trabajo en el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana (NOM). También recordó que en el operativo realizado por la Profepa, Cofepris y la Conagua, determinaron la clausura de las siguientes empresas: Tecnoacabados Zaldo, Plami, Costuras y Manufacturas de Tlaxcala, Celulosa de Fibras Mexicana, Industria Textil de Puebla, Telas del Continente y Síntesis Orgánicas, por sus descargas residuales al afluente del río Atoyac. En ese sentido, Barbosa Bonola dijo: “Tendremos que acudir a esas empresas a más tardar el lunes para ver la normatividad de seguridad, salud e higiene; hay que recordar que la Norma Oficial Mexicana está dividida en cinco grupos y nos corresponde inspeccionar los tres que acabo de citar, seguridad, salud e higiene”. Además, la STPS tiene facultades para que su personal ingrese a esas empresas a través de una inspección extraordinaria para conocer el cumplimiento en estos tres rubros y lo podrá hacer a pesar de que están clausuradas por la Profepa y Cofepris. Para ello, los patrones deberán cumplir con las indicaciones que marque el inspector federal del trabajo, ya sea en 30, 60 o 90 días, de lo contrario se hará acreedor de una multa de los 250 a 5 mil días de salario mínimo. De acuerdo a los resultados de la revisión que realizó la Profepa y Conagua, las empresas no cuentan con registro como empresas generadoras de residuos peligrosos, tienen residuos peligrosos sin identificar y clasificar, no exhibieron pruebas de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad y biológico-infecciosas por parte de los laboratorios acreditados Tampoco cuentan con almacén de residuos peligrosos o exceden su capacidad, no exigen auto categorización como generador de residuos peligrosos, con cuentan con bitácora de registro de desperdicios peligrosos, almacenan estos desechos sin contar con las medidas de seguridad y no comprobaron el destino final de los residuos en un sitio autorizado por la Semarnat.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles