Aumenta violencia contra migrantes

  • URL copiada al portapapeles


06 Mar 2015
Líder de asociación promigrantes señala abusos por parte de empresa ferroviaria; se niegan a denunciar por cuestiones de tiempo Lucía PÉREZ Corresponsal  MIGRANTESDe enero a la fecha se han registrado alrededor de 30 casos de violencia contra migrantes centroamericanos en su paso por Tlaxcala, ejercida principalmente por guardias de la empresa Ferrosur, así lo denunció Elías Dávila Espinoza, encargado de la Pastoral de Migrantes de la Diócesis local. Al entrar en detalles, el también encargado de la Casa del Migrante La Sagrada Familia del municipio de Apizaco agregó que entre los actos violentos que cometen los vigilantes de la empresa Ferrosur contra migrantes están el robo, agresiones físicas, lesiones, discriminación e incluso intento de abuso sexual. De hecho, el representante mencionó que existen dos denuncias interpuestas por dos mujeres originarias de Honduras a quienes al parecer los guardias de esa empresa privada intentaron violar. “Siempre ustedes me preguntaban que si en Tlaxcala había crimen organizado, pues no, pero aquí más que eso hay un grupo que está impidiendo que los migrantes viajen por el tren, sobre todo porque son personas que mientras viajan en el ferrocarril a la altura de Apizaco o Huamantla, que son lugares fríos, los desnudan y los hacen caminar por las vías del tren solos y de noche. No sé si son políticas que la empresa dicta a los vigilantes de la empresa o sólo capricho de los trabajadores”, declaró Dávila Espinoza. De hecho, el representante dijo que tienen registrados 30 casos de agresiones contra personas sin documentación migratoria en lo que va del año, situación que refleja un aumento en el nivel de violencia ejercido contra migrantes en territorio tlaxcalteca, de los cuales la gran mayoría son cometidos por personal de la empresa Ferrosur, señaló. “Los migrantes no siempre quieren denunciar porque son personas que están de paso y lo que les interesa es continuar con su viaje, incluso hay un caso de un migrante al que obligaron que se echara del tren en movimiento y se lastimó la pierna. Personal del albergue lo atendió y le dijimos que si quería denunciar, pero como venía en grupo y saben que si salen del grupo se pierden, prefirió seguir”, agregó el líder de la asociación promigrantes. En ese sentido, hizo un llamado a las autoridades federales, estatales y municipales a tomar cartas en el asunto para frenar la violencia sistemática contra este sector que sólo busca mejorar las condiciones de vida de sus familias en países de Centroamérica o estados del sur de México. A pesar del aumento de la violencia en la entidad, el padre Elías mencionó que de enero a la fecha la Casa del Migrante atendió a más de 500 personas, entre ellos 10 mujeres y una bebé, mientras que el año 2014 cerró con la atención de al menos 10 mil migrantes.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles