CONTRASTES

  • URL copiada al portapapeles


18 Mar 2015
Van por otros 30 concesionarios En los primeros días de marzo en esta columna se anticipó la fallida estrategia legal implementada por los concesionarios de las rutas Galgos del Sur -Agua Azul Mayorazgo al perder tres amparos para evitar el retiro de sus unidades y el inicio de operaciones de la Línea 2 de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA). Lo que no sabíamos es que detrás de la fallida estrategia se escondía una mafia que operaba más de 100 unidades de ambas rutas y que se valían de la falsificación de documentos para trabajar en la ilegalidad. Que nadie se diga sorprendido por la detención de Ángel Sierra de la Rosa, José Alfredo Roberto Sierra Rosete y Rosalina Carpinteyro Calderón. Ellos cayeron en los excesos que permiten las mafias: operar fuera de la legalidad con los riesgos que implican. Lo interesante es que no sólo se trata de las tres personas detenidas. Según declaraciones del ahora director de la Universidad Tecnológica de Puebla y exsecretario del Transporte, Bernardo Huerta, existen otras 30 demandas contra igual número de concesionarios por falsificación de documentos en el proceso de reemplacamiento de las unidades. El mismo gobernador, Rafael Moreno Valle, definió el actuar de los concesionarios como una mafia. Y es que para nadie es un secreto que durante muchos años los principales afectados del pésimo servicio de las dos rutas que circulan sobre la 11 Norte–Sur fueron los ciudadanos. Hoy ninguno de los concesionarios y operadores se puede decir víctima porque durante muchos años trabajaron con total impunidad y no había forma de poder mejorar el servicio. La gente agradecerá las medidas tomadas por el gobierno del estado de Puebla porque a partir del 26 de marzo habrá un servicio de calidad en el corredor de la 11 Norte–Sur. De nada sirvieron las amenazas de los operadores –enviados por los concesionarios- para hacer algún tipo de movilización en estos días en protesta por el inicio de operaciones de la Línea 2 de la RUTA. La realidad es que la gente estaba cansada del pésimo servicio, de arriesgar la vida en cada traslado y de soportar el trato denigrante de los operadores. Además de que las unidades que usan actualmente las rutas Galgos del Sur y Agua Santa–Mayorazgo están en pésimo estado. Nadie en su sano juicio puede victimizar a los concesionarios detenidos, ni a los otros 30 que seguramente serán detenidos en las próximas horas. Se terminó su mina de oro. Abusaron hasta el cansancio de los usuarios. Todo eso será historia. La mafia no podrá oponerse a la modernización del transporte público. La medida ya es aplaudida por miles de usuarios de las colonias del sur. Y también es reconocida por otros miles de automovilistas que ya no correrán los riesgos al circular cerca de los Galgos del Sur y Mayorazgo. gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles