CONTRASTES

  • URL copiada al portapapeles


26 Mar 2015
Una victoria más en Cholula La liberación de los hermanos Albino y Primo Tlachi representa más que una victoria legal, es un triunfo social por parte de un grupo de ciudadanos de San Andrés Cholula en contra de un cuestionable sistema de impartición de justicia de Puebla. Juan Carlos Flores Solís, opositor al proyecto del Gasoducto Morelos, fue el primero en derrotar a ese sistema que usa las leyes para intentar frenar los movimientos sociales en Puebla. Nada más contradictorio. En teoría el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla debería ejercer la función de garantizar todas las libertades de los ciudadanos. En la práctica es un aparato que se usa para buscar frenar las expresiones sociales en la entidad. No es casualidad que el Poder Judicial de la Federación se haya convertido en este sexenio en un punto clave en la gobernabilidad de la entidad. La detención y encarcelamiento por cinco meses de los opositores a los proyectos del Gasoducto Morelos y del Parque de las Siete Culturas en Cholula es el reflejo de la degradación del sistema de impartición de justicia en Puebla. Ahora todos los detenidos y aquellos que temen ser aprehendidos saben que no tienen ninguna garantía de un trato justo en sus procesos en los diversos Juzgados Penales de Puebla. Todos los opositores a los diversos proyectos en Puebla han recurrido a los amparos porque no hay garantías de una real impartición de justicia. Hace unos días cuestionábamos el hecho de que el Juzgado Federal determinó que no existían elementos suficientes para acreditar los delitos de abuso de autoridad y robo contra Raúl Pérez Velázquez, presidente auxiliar de San Miguel Canoa, por lo que ordenó al Juzgado Cuarto de lo Penal para que repusiera el proceso penal. ¿Qué clase de justicia tenemos en Puebla? Está claro que es de las peores del país. *** Un dato que no debe pasar desapercibido es que Albino y Primo Tlachi recobraron su libertad al pagar una fianza de 25 mil pesos pero el proceso penal sigue adelante. Es decir, el único delito que sí está acreditable para ambos fue el de motín y no fueron absueltos. La figura jurídica cuenta mucho. Y es que para Adán y Paúl Xicale la situación fue distinta y a ellos sí les acreditaron todos los delitos por lo que fueron detenidos. Todo es cuestión de enfoques. *** Los cambios realizados por el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, pueden definirse de alto impacto estratégico para la vida interna y externa de la universidad. El rector está consciente de que la BUAP debe dar pasos claros hacia el desarrollo de las Tecnologías de la Información y Comunicación por eso creó una Dirección a cargo de un académico como es Humberto Salazar Ibargüen. La incorporación de Alfredo Avendaño Arenaza para impulsar Talentos y Competencias de los estudiantes será clave para lograr una interacción entre estudiantes que vaya más de las aulas y concrete proyectos para solucionar problemas reales. El avance de la BUAP también se reflejará en San José Chiapa en donde habrá una Coordinación de Proyectos para acompañar todo el desarrollo que alcanzará esa región de la entidad con la llegada de Audi. Y reforzar el trabajo de la Dirección de Regionalización a cargo de José Manuel Alonso ahora bajo las órdenes de Fernando SantiestebanLlaguno. Aunado a mejorar el servicio del Círculo Infantil y dejar en manos de un hombre experimentado los proyectos de obras de la BUAP. Insisto, cambios estratégicos para consolidar el proyecto académico. gomezcarlos79@gmail.com @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles