DE FRENTE Y DE PERFIL

  • URL copiada al portapapeles


31 Mar 2015
Caciques Dos de los nueve estados que elegirán a sus nuevos gobernantes el 7 de junio próximo jamás han sido gobernados por un partido ajeno al PRI. Campeche y Colima son parte de un total de 10 estados en los que no se ha producido la alternancia, desde que esta arribó en 1989, mediante el triunfo del panista Ernesto RuffoAppel en Baja California. En los estados de Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Hidalgo, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz, ningún candidato de un partido ajeno al PRI consiguió la victoria. De esos 10 estados, Campeche y Colima van nuevamente a las urnas, en un ejercicio democrático en el que difícilmente el partido tricolor perdería su invicto. Los dos candidatos propuestos por el Revolucionario Institucional inician con una amplia ventaja sobre sus adversarios de los otros organismos políticos. Campeche se maneja con la influencia de José Antonio González Curi, en cuyas filas se formó el hoy candidato Alejandro Moreno Cárdenas. Tony, como es conocido el menor de los González Curi, consiguió apoderarse del control del partido desde que lo presidió de manera estatal y saltó de ahí a una diputación federal y a la alcaldía de la capital del estado, en la gestión gubernamental de Jorge Salomón Azar García. Incluso José Antonio desplazó a su hermano mayor, Jorge Luis, quien ha sido un eterno aspirante a la candidatura al gobierno del estado. Desde su reducto, Tony logró posicionar a un candidato cómodo para sucederlo como fue Jorge Carlos Hurtado Valdez, corriendo el alto riesgo de que su partido estuviera a punto de perder la elección ante el panista Juan Carlos del Río. González Curi fue artífice de la postulación de Fernando Eutimio Ortega Bernés, como ahora lo es de Alejandro Moreno Cárdenas. En Colima el gran factótum se llama Fernando Moreno Peña, quien tejió una red política desde que fungió como rector de la Universidad de Colima. Moreno Peña fue preparado para la rectoría y para la actividad política por su mentor Humberto Silva Ochoa, a quien traicionó al asumir el control de la Universidad. Desde la federación de estudiantes que fundó Silva Ochoa, Moreno Peña saltó a una diputación federal, la rectoría y la candidatura priista al gobierno estatal, elección que estuvo a punto de perder ante el panista Enrique Michel Ruiz. Después de su gobierno estatal, Moreno Peña se convirtió en uno de los principales operadores de su partido, a nivel nacional, sin dejar de mantener el control político en su entidad natal. Fue determinante en las nominaciones de Carlos Flores Dueñas (interino) y Gustavo Vázquez Montes, quien fue dos veces candidato, ya que el primer proceso electoral fue anulado por la manifiesta intervención del entonces gobernador Moreno Peña a favor del candidato del PRI. También influyó para que Jesús Silverio Cavazos Ceballos fuese nominado por el PRI y hasta para que Mario Anguiano Moreno y empujó para que José Ignacio Peralta Sánchez resultase el candidato de su partido, a pesar de la oposición del gobernador Anguiano Moreno. Los dos estados (Campeche y Colima) se encuentran encaminados a mantener la hegemonía de los priistas en el poder y, principalmente, depender de la influencia política de González Curi y Moreno Peña. ramonzurita44@hotmail.com zuritra_sahagun@hotmail.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles