“HORIZONTES”

  • URL copiada al portapapeles


05 Ene 2016
Por: Tere Mora Guillén En Los Estados Unidos la clase media ha dejado de ser el segmento socioeconómico dominante, ello conforme a un estudio, publicado en diciembre por el Centro Pew de las últimas cuatro décadas. La clase media es un elemento clave de la identidad de los Estados Unidos, liderea el ideal de que cualquiera que se esfuerce puede progresar. Sin embargo los cambios demográficos aunados a la creciente desigualdad económica cuestionan este mito. La suma del número de ciudadanos adultos con ingresos altos y bajos (121,3 millones) superó a principios de este año al de ciudadanos con ingresos medios (120,8). Es la primera vez que ocurre desde 1971, cuando se inicia la serie estadística de la investigación. En ese año, había en la Unión Americana 80 millones de adultos de clase media en comparación con 51,6 millones de clase alta o baja. Lo anterior significa un incremento de la clase alta, aunque también a ella han migrado los ingresos. El informe considera que el concepto de clase media tiene que ver también con el tipo de trabajo, educación o valores de una persona. En diversas naciones del orbe las brechas entre ricos y pobres son cada vez más grandes; la clase media cada día es la que resulta más vapuleada y francamente considero, tiende a desaparecer. Y lo afirmo porque con la globalización comercial y la revolución tecnológica se ha beneficiado a quienes hacen inversiones y para ello se reduce o frena el crecimiento de los salarios, en ocasiones vemos despidos masivos, de tal forma los trabajadores se ven afectados tanto como su poder adquisitivo. Asimismo, si consideramos que millones de empleos del sector de la manufactura desaparecieron durante el siglo XX, las expectativas de la clase media seguían siendo poder comprar una casa, tener trabajo y un nivel de vida que mejorara de manera gradual con el tiempo. Sin embargo hoy en grandes metrópolis vemos a personas que poseen estudios superiores y en la actualidad conducen un taxi porque no hay empresa que los contrate. Tal es el deterioro de la clase media que por años ha sido sostén de la economía mundial. Sin embargo recién estrenamos un nuevo año y ello significa la oportunidad de renacer, de limpiar el costal que cargamos sobre nuestros hombros, desechar lo que ya nos resulta inútil, con el propósito de viajar más ligeros y quién sabe, quizá en algún momento con nuestro trabajo cotidiano, con nuevos bríos y con las bendiciones que recibamos del cielo, la economía mundial mejora y con ello veamos recompensas en nuestro quehacer cotidiano y juntos hagamos subsistir a la clase media de nuestro mundo. Tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles