Vuelve a casa nicaragüense

  • URL copiada al portapapeles


09 Ene 2016
Lucía Pérez Corresponsal MIGRALuego de conseguir que el Instituto Nacional de Migración (INM) concediera la visa humanitaria al joven migrante nicaragüense que sobrevivió a una agresión a mano armada en Tlaxcala, éste decidió iniciar el viaje de regreso a casa para reunirse con su familia, ello a pesar de las difíciles situaciones económicas y de seguridad que prevalecen en su país. Después de ser víctima de un ataque a mano armada mientras viajaba a lomo de tren junto con otro grupo de personas, en el tramo ferroviario que existe entre Toca-tlán y Xaloztoc, del cual resultó una persona muerta y él con heridas que lo mantuvieron por tres semanas en terapia intensiva, Gustavo Alberto López Quiroz, decidió regresar a Nicaragua donde, dijo, aprovechará la segunda oportunidad que Dios le ha dado. Desde el día jueves, Gustavo alistó sus pocas pertenencias para salir del albergue del migrante La Sagrada Familia ubicado en el municipio de Apizaco, donde fue atendido después de haber sido dado de alta del Hospital Regional de Tzompantepec, donde recibió atención médica por la perforación de un pulmón y la lesión en costillas que le provocó el impacto de arma de fuego. Fue ayer cuando emprendió su viaje de regreso a Nicaragua, con los sueños truncados para poder llegar a la frontera con Estados Unidos. “Recuerdo que ese día íbamos unas 10 personas en el tren y de repente unos hombres con trajes de policías nos empezaron a bajar de los vagones, no sabíamos qué estaba pasando, pensamos que era migración, pero después empezaron a disparar y a partir de ahí todo fue gritos y llanto, dicen que uno murió, yo también morí por un rato porque no recuerdo más hasta que desperté en el hospital adolorido y sin saber qué había pasado”, recordó su historia con ganas de llorar después de tres meses. Después de ser atendido en el Hospital Regional y una vez dado de alta, comentó que las autoridades mexicanas querían repatriarlo, pero hubo organizaciones y gente que no lo permitió. “Me dieron apoyo en el albergue para migrantes La Sagrada Familia ubicado en Apizaco, donde tuve los cuidados necesarios después de las intervenciones médicas, también recibí apoyo y orientación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)”, recordó. “Le doy las gracias y también a la Casa del Migrante, al padre Elías (responsable de la casa) que estuvo pendiente, llegó y me apoyó, así como la Comisión de Derechos Humanos. Agradezco a las personas y a las instituciones que me apoyaron para seguir mi camino y económicamente porque no he podido trabajar y no estoy al 100 por ciento para trabajar por las molestias que aún tengo en mi brazo”, agregó. Fue después de la terrible vivencia que decidió regresar a su hogar y renunciar a su plan de llegar a Estados Unidos, “lo que más quiero es mi vida, porque ahora tengo otra oportunidad”. Son varios los casos que se reportaron en 2015 donde encapuchados atacan a los migrantes centroamericanos que viajan a bordo del tren a través del estado.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles