Contrastes

  • URL copiada al portapapeles


12 Feb 2016
Una mentira el “Borrón y cuenta nueva” del agua potable Carlos Gómez Una verdadera mentira y una auténtica trampa resultó el programa “Borrón y cuenta nueva” para lograr la cancelación de la deuda histórica de 213 mil usuarios del servicio de agua potable en Puebla por parte de la empresa Concesiones Integrales (o Agua de Puebla). De por sí resultaba muy extraño que la empresa diera por perdidos 5 mil millones de pesos de la cartera vencida. Héctor Durán Díaz, director de Agua de Puebla (o Concesiones Integrales), reconoció que no se borrará de manera automática la deuda histórica de esas 213 mil cuentas. Lo que en realidad va a ocurrir es un condicionamiento ya que para que esas 213 mil familias logren borrar su deuda histórica deberán firmar un convenio reconociendo su deuda y comprometiéndose ante la empresa a pagar durante 60 meses con un plazo máximo de retraso de 60 días o de lo contrario se reactivará su deuda histórica. El programa es simplemente un engaño. La empresa, en sí, no perderá ni un peso. Apenas en el 2014 la empresa Concesiones Integrales tomó el control administrativo del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP) por lo que oficialmente sólo tienen un año de operaciones. Entonces es falso que tenga una cartera vencida por 5 mil millones de pesos, porque ese dinero, en todo caso, lo debían los ciudadanos al Gobierno de Puebla antes de que decidiera concesionar el servicio. Otro punto del engaño es que la empresa no se compromete en el convenio a regresar las tarifas de pago a como estaban antes de que el Congreso del Estado les diera la concesión en 2014. Es decir, el nuevo monto de pago de los 60 meses será con las tarifas incrementadas durante el 2015 y que tantas molestias han causado a los ciudadanos. ¿Cuál es el apoyo entonces del programa Borrón y cuenta nueva? Realmente no existe. Lo que sí se aprecia es un enorme engaño a los 213 mil poblanos que tienen adeudos para someterse obligatoriamente a pagar durante cinco años sin retrasos mayores a 60 días a la empresa con la nueva tarifa. Y en caso de que la empresa decida aumentar el precio del agua durante esos cinco años, los ciudadanos no podrán interponer ninguna queja porque el contrato que van a firmar los obliga a aceptar todos los incrementos. La situación económica del país indudablemente no permite a miles de familias pagar las altas cuotas del agua potable en Puebla. Si la propuesta del “Borrón y cuenta nueva” fuera real, entonces se deberían cancelar en automático y sin condiciones la deuda histórica de los 213 mil usuarios y regresar las tarifas a como estaba antes de que se concesionara el servicio. Pese a que la administración y el cobro del agua ya están en manos de particulares, la verdad es que siguen las mismas fallas. @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles