“HORIZONTES”

  • URL copiada al portapapeles


24 Feb 2016
Por Tere Mora Guillén Más de 80 países apoyan a los grupos terroristas en Siria, lo que dificulta cualquier firma de alto al fuego. Afirmó en Damasco, al diario “El país”, el presidente sirio, Bachar el Asad. Señala que su objetivo inmediato, si logra recuperar la provincia de Alepo y cierra las vías de paso y abastecimiento con Turquía, es perseguir al Estado Islámico en su autoproclamada capital Raqqa. Bachar el Asad insta a los casi cinco millones de refugiados que han huido del país desde que inició la guerra en 2011 a volver, bajo la promesa de que no habrá represalias: -“Es un derecho retornar, siempre y cuando no sean terroristas”. Tarea nada sencilla, en un mundo donde la constitución física es la misma para buenos y malos. El presidente sirio es especialmente crítico con Arabia Saudí, Qatar y Turquía, a los que denuncia de alentar el conflicto aspirando a expandir el islamismo en la zona. A casi cinco años de inicio, la guerra civil en Siria ha dejado 260 mil muertos según la ONU. Cinco millones de sirios han buscado refugio en el extranjero. Europa ha acogido a un millón, en una de las peores crisis humanitarias del último siglo. Tan sólo el año pasado unas tres mil personas murieron tratando de cruzar el Mediterráneo. Así de cruentas son las guerras, dejan desplazados, huérfanos, la pérdida de seres queridos, corazones partidos, amén de una gravísima destrucción de infraestructura y los que es peor, la búsqueda de un acuerdo de paz por parte de la comunidad internacional, resulta infructuosa. El Asad, indica que los propios grupos armados, han confiscado los alimentos y otros bienes básicos de sus habitantes, y se los han entregado a sus milicianos o los han vendido a precios prohibitivos. Y abunda: - “Mientras nosotros como Gobierno, no hemos impedido la llegada de la ayuda a ninguna zona, incluidas aquellas que están bajo control del Estado Islámico (ISIS)”. Incluso el presidente Sirio afirma que continúan llevando ayuda a la ciudad de Raqqa, al norte del país que está bajo control de ISIS: -“Aún seguimos enviando a estas zonas los salarios de los empleados, las pensiones de los jubilados y las vacunas para los niños”. A pregunta respecto a la disposición mostrada la semana anterior por Rusia y Estados Unidos, sobre hacer una tregua, ¿el gobierno sirio estaría dispuesto a respetar el alto al fuego, y la suspensión de operaciones militares en Siria? El Asad manifiesta que lo anterior dependería de los que se haga en el terreno: – “El concepto de alto al fuego no es correcto, porque el alto al fuego ocurre entre dos Ejércitos o dos países enfrentados. Sería mejor utilizar el concepto de cese de las operaciones”. En todo caso dijo, hay que impedir que los terroristas aprovechen la suspensión de operaciones para mejorar sus posiciones. Así como prohibir a naciones como Turquía enviar hombres, armas, y cualquier tipo de respaldo logístico a los terroristas. Además dijo –sobre este punto-, hay una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que no ha sido acatada. Finalmente a pregunta sobre dónde se ve usted a sí mismo en diez años? Destaca: -“después de diez años quiero haber sido capas de salvar a Siria, pero ello no significa que siga siendo presidente entonces”. La situación parece no tener fin, es sumamente compleja por la diversidad de protagonistas y de frentes. Mientras hay la discusión de ideas e iniciativas, la guerra en Siria modifica la geopolítica de Oriente Medio, y ha generado la crisis humanitaria más fuerte desde la Segunda Guerra Mundial. Tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles