“HORIZONTES”

  • URL copiada al portapapeles


02 Mar 2016
Por: Tere Mora Guillén Un gran desconcierto produjo el cese al fuego entre los habitantes de Damasco o de Alepo, al no escuchar estruendo de la artillería ni el eco de los bombardeos, en medio de una calma fuera de lo cotidiano los ciudadanos paseaban por las calles sin tener que mirar al cielo, más que para dirigir plegarias porque se mantenga la tregua. Y es que para algunos esta ha sido la mejor oportunidad que el pueblo sirio ha tenido en los últimos cinco años, de concebir un mejor futuro en paz. Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, John Kerry, y de Rusia, Serguéi Lavrov, vía telefónica se congratularon por el éxito de la tregua en su primer día de aplicación. Ambos hablaron de las perspectivas de reanudar el proceso de negociaciones de paz. Tristemente grupos rebedes que han acatado el alto al fuego, a pesar de colaborar con el Frente Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, excluido de la misma forma que el Estado Islámico (ISIS) del acuerdo, hacen temer que el alto de hostilidades no pueda permanecer en algunas zonas. Por otra parte, un 53 por ciento del pueblo ruso, cree que su país intervino militarmente en Siria, para evitar que islamistas radicales y terroristas lleven la amenaza a Rusia. En asuntos tan delicados es fácil generalizar la acción de unos cuantos por barbarie e irracionalidad, y tildar de terroristas a todo un pueblo, como he comentado en diversas ocasiones, difícil vislumbrar a corto plazo una solución pacífica al conflicto. Si tan sólo imagino por unos instantes el cese al fuego, las ciudades sin más destrucciones, sin olor a muertos, a pólvora, sin el ulular de las sirenas, el paso de tanques, de artillería pesada, el sobrevuelo de los helicópteros, sonidos y olores de la guerra, rostros de niños, ancianos, jóvenes, hombres y mujeres, marcados por el dolor, por la desesperanza y deshumanización. Sólo quisiera imaginar que la tregua se prolongara un poco más, hasta un nuevo amanecer que diera paso a un nuevo despertar, a un mundo en paz, en armonía con el universo. Entonces me viene y refiero a un párrafo del cantautor español José Luis Perales: -“ Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar; que unan sus voces y lleguen al sol; en ellos está la verdad. Que canten los niños que viven en paz y aquellos que sufren dolor; que canten por esos que no cantarán porque han apagado su voz... "Yo canto para que me dejen vivir". "Yo canto para que sonría mamá". "Yo canto por que sea el cielo azul". "Y yo para que no me ensucien el mar". "Yo canto para los que no tienen pan". "Yo canto para que respeten la flor". "Yo canto por que el mundo sea feliz". "Yo canto para no escuchar el cañón". Sin embargo, volviendo a la cruda realidad, la Organización de Naciones Unidas aún deberá delinear las áreas en las que operan los grupos terroristas, a los que no ampara la tregua. La denominada Fuerza Especial del Cese de Hostilidades, integrada por 17 naciones que presiden Estados Unidos y Rusia, e impulsan una salida negociada al conflicto sirio, se ha reunido en Ginebra para establecer las condiciones del alto al fuego, y el régimen de sanciones por la violación del acuerdo. Habrá que dar seguimiento a los futuros acontecimientos que esperemos no generen mayores discrepancias en nuestro de por si alrevesado planeta. Pugnemos por hacer la paz y no la guerra… tere_mora_guillen@yahoo.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles