El narco o la delincuencia organizada ya están aquí

  • URL copiada al portapapeles


03 Mar 2016
Rodolfo Ruiz R   El narco o la delincuencia organizada ya están aquí En materia de seguridad pública la entidad poblana viene sufriendo un continuo y creciente deterioro, al que las autoridades estatales parecen prestar poca atención por estar metidas de lleno en el proceso electoral. Lo más delicado del asunto es que la inseguridad que vive el estado –por ejecuciones, desaparición de personas, secuestros, levantones, enfrentamientos entre guachicoleros y robo de combustible de los ductos de Pemex– está relacionada con delincuencia organizada. Las ejecuciones que vienen dándose en el llamado Triángulo Rojo comprendido por los municipios comprendidos en la zona de Esperanza, Acatzingo, Tepeaca, Palmar de Bravo, Huixcolotla, Tecamachalco y Quecholac, tienen todo el sello del narco. Así lo ha reconocido el mismísimo fiscal general del estado, Víctor Antonio CarrancáBourget al ligar los delitos y crímenes registrados en esa zona con Los Zetas. En la región de Huejotzingo, San Matías Tlalancaleca y San Martín Texmelucan pasa lo mismo. Todos los días se descubren tomas y depósitos clandestinos; y con frecuencia pipas robadas cargadas de combustible, reyertas entre guachicoleros, baleados con AK-47 y hasta agentes y policías ministeriales ejecutados o con el tiro de gracia. La única diferencia es que aquí los delincuentes no son zetas o no siempre, sino integrantes de otras bandas como el Cartel Jalisco Nueva Generación. Los antros, bares, cabarets y table dance de San Andrés Cholula y San Pedro Cholula ubicados sobre la carretera federal México-Puebla y el bulevar Forjadores tampoco escapan a la influencia del narco. En la Sierra Nororiental la delincuencia organizada también ha sentado sus reales en algunos municipios de la región o colindantes con el estado de Veracruz como Teziutlán, Hueytamalco y Ayotoxco de Guerrero, donde los secuestros, las extorsiones y los levantones se han hecho frecuentes, lo mismo que el abigeo o robo de ganado. La presencia de efectivos de la Secretaría de la Marina en Teziutlán y otros municipios es la mejor prueba. El sur del estado tampoco está exento. En la región de Atlixco e Izúcar de Matamoros hacia Cuautla, Morelos, las incursiones de Los Rojos son cada vez más frecuentes. Al comenzar el sexenio se decía que en Puebla no había narcos, que era una entidad segura a pesar de estar rodeada de estados como Guerrero, Veracruz, Morelos y el Estado de México, con fuerte presencia del crimen organizado. Hoy, a un año de que concluya la gestión morenovallista, el discurso se ha modificado. Ahora ya se admite que el narco opera en algunas regiones como el Triángulo Rojo y la Sierra Nororiental; sin embargo lo ocurrido el lunes en Cuautlancingo deja la impresión de que el crimen organizado ya tocó la puerta y viene por la plaza de Puebla. Ojalá me equivoque. @periodistasoy

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles