Roxana, o la renuncia a la justicia civilizada

  • URL copiada al portapapeles


11 Abr 2016
Israel Velázquez G.

Los titánicos esfuerzos que hacen en Puebla tanto la dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Socorro Quezada Tiempo, como la candidata Roxana Luna Porquillo, se convierten en nada cuando su líder nacional Agustín Basave Benítez declara en Cancún, Quintana Roo, que tienen amplias posibilidades de ganar las elecciones en seis de 12 estados.

Ve posibilidades en Zacatecas, Durango, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo, entidades donde, paradójicamente, los perredistas van en coalición con el Partido Acción Nacional (PAN). Ahí no se encuentra, claro está, Puebla.

¿Qué motivó a Basave a hacer esas declaraciones?

Pareciera que no está enterado de que, con o sin artificios, en Puebla cada vez son más los simpatizantes del PRD que se pasan a las filas del morenovallismo, que no del panisnmo.

Pareciera no saber que su candidata intenta capitalizar mediáticamente el operativo de seguridad que hicieron ministeriales por el doble asesinato en Agua Santa, durante el cual intentó ser revisada la camioneta que la transportaba

Pareciera que Basave no está enterado de que Roxana Luna denunció un robo en la casa de su hermana y encontró cuchillos en una de las recámaras.

Y si lo sabe, a Basave le tiene sin cuidado.

Roxana Luna debiera tener claro que aunque los electores mexicanos gustan de irse con el más débil por pura empatía, el camino que mejor le acomoda y con el que se le identifica es aquel que la lleva como alguien que no se deja, que lucha, que pelea, que planta cara…, aunque carezca del cuando menos solidario apoyo de su dirigente nacional.

El doble asesinato de Agua Santa pone en tela de juicio el trabajo de inteligencia que deben hacer los organismos de seguridad estatales. Al frente de la Secretaría General de Gobierno tienen a Diódoro Carrasco Altamirano, quien fue titular de la Secretaría de Gobernación en tiempos de Ernesto Zedillo Ponce de León, cuando aún funcionaba el Cisen…, pero no se ven resultados.

¿Por qué pasa lo de Agua Santa?, ¿y el intento de secuestro o asalto del cantante y compositor Lupillo Rivera cuando terminó su presentación en la feria de Petlalcingo?, ¿y lo de Roxana Luna?, ¿de verdad los aparatos de seguridad no saben las rutas que siguen los cuatro aspirantes a la gubernatura? Y si lo saben, entonces no fue casualidad que hayan interceptado a la candidata del Partido de la Revolución Democrática. ¿Cómo piensan garantizar la seguridad en las elecciones?

El tema que hoy más preocupa es la inseguridad: varios indicadores señalan a Puebla como una entidad en donde se elevan de forma preocupante los niveles de incidencia delictiva. Si bien no nos encontramos aún en los niveles de otros estados, sí se puede argumentar que hoy tenemos más inseguridad que cuando llegó Rafael Moreno Valle al gobierno.

Lo preocupante es que no se ve ni un mínimo de voluntad gubernamental: la propuesta del Mando Único está lejos de concretarse y ni el gobernador Rafael Moreno Valle, ni el fiscal Víctor Antonio Carrancá convencen ya con el viejo argumento de que los criminales vienen de fuera, o aquello de que Puebla vive el efecto cucaracha, o que los asesinatos se cometen en las entidades vecinas y aquí sólo vienen a tirar los cuerpos…, y menos cuando intentan vender el Mando Único como la solución.

No. Es más grave. El gobierno de Puebla parece haber renunciado a la aplicación de una justicia civilizada…, y estamos en elecciones.

* Coordinador editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla.

coordinacioneditorial@elpopular.org

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles