TÓMELO CON CALMA

  • URL copiada al portapapeles


19 Abr 2016
Por Fernando Mora Guillén
  • La nueva Peje aventura.
  • La vulnerabilidad de las terminales aéreas dominadas por la delincuencia organizada.
  • Juicios políticos, más políticos que Juicios
Un medio de circulación nacional dio a conocer el domingo pasado una encuesta de preferencias electorales rumbo a 2018. El estudio establece que si hoy fueran las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador, gozaría con el 26% de las preferencias; mientras que Margarita Zavala, tendría 21% de intención de voto; y Miguel Ángel Osorio Chong, el mejor ubicado de los posibles aspirantes del Revolucionario Institucional 17%. El mismo ejercicio establece que si se pide a los encuestados manifestar por qué partido votarían, el Partido Revolucionario Institucional liderea las preferencias. Así las cosas el "Peje" Andrés Manuel, emprende una nueva aventura en lo que presume ser una esperanza para las familias mexicanas. Una sobre exposición de imagen por más de tres décadas, le rinde frutos al tabasqueño para figurar cada sexenio como una alternativa ante el desánimo de la sociedad. Sin embargo, no hay que perder de vista que las encuestas no son más que herramientas de medición mercadológicas cuyo objetivo no es otro que tener un escenario del momento preciso en que son levantadas, lo que no sirve para ver el futuro, aunque sí pueden mostrar una tendencia de la evolución de determinados personajes. Sin temor a equivocarnos, uno de los aspectos que siempre le pesa a López Obrador, a la hora de cerrar su participación en los procesos electorales, es al falta de propuestas claras y positivas, porque eso de atacar y criticar es algo que tiene en verdad cansados a los mexicanos. La sociedad ya no quiere más violencia ni polarización de ideas, y eso ha provocado el fracaso electoral del Peje. Rumbo al 2018, ha roto con los "Chuchos" luego con el PRD en pleno, con Movimiento Ciudadano, y hasta con su hermano. Así pues, ahora tendremos que soportar esta nueva aventura del Peje y a ver con cuantos más va a romper. En verdad Andrés Manuel quiere llegar a la Presidencia de la República? Tómelo con Atención.- Ahora es Cancún. El fin de semana la Policía Federal, detectó 15 Kilos de Cocaína escondidos en el baño de un vuelo cuyo destino sería el continente europeo. La tripulación dio aviso a las autoridades, minutos antes del despegue sobre la presencia de paquetes rectangulares en la parte baja del lavamanos, en donde fueron localizados 15 paquetes envueltos en plástico negro. En esta misma terminal aérea hay antecedentes de operativos el 15 de abril, donde detuvieron a un ciudadano de nacionalidad peruana con 4 kilos de cocaína, o el viernes de la semana pasada, cuando un ciudadano colombiano pretendía viajar con 126,800 dólares. En este espacio hemos dado cuenta de tráfico de drogas, de personas y de maletas con dinero, en los aeropuertos de la Ciudad de México y de Cancún. La delincuencia organizada tiene dominadas las plazas, y se han detectado actos de omisión y apoyo de las mismas autoridades, con grupos de la delincuencia organizada que operan en las terminales aéreas. El Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, ha manifestado la implementación de acciones ante la evidencia de estos actos; sin embargo nada sucede y la frecuencia con la que se denuncian este tipo de situaciones, nos lleva a estar ciertos de que día a día, se practican un sin fin de actos de la delincuencia organizada y sólo una mínima parte de ellos, son detectados y denunciados. La delincuencia organizada está imparable en las terminales aéreas, con pocos resultados por parte de la autoridad. Tómelo con Interés.- Sin duda cuando un gobernante recibe embestidas de sus adversarios que pretenden cimbrar su gestión, se trata más de confrontación de intereses que de motivaciones legales. El escenario que hoy observamos en Brasil, nos lleva a concluir que los legisladores no son jueces y por lo mismo no se interesan por determinar la culpabilidad o inocencia de los acusados. Sin duda el recurso que enfrenta Dilma Rousseff, obedecerá más a los intereses de los partidos políticos, que a la búsqueda de la justicia. A Dilma no se le ha acusado de ningún delito de corrupción. El escándalo de Petrobras no la ha tocado a ella, y en cambio si a varios de los legisladores que hoy promueven su destitución. El único señalamiento contra la Presidenta de Brasil, es haber manipulado la contabilidad oficial, con el fin de aparentar que el déficit del presupuesto era menor al real. Una práctica común en los gobiernos latinoamericanos. En fin que lo que hoy observamos en Brasil, no es otra cosa que el empoderamiento de partidos y grupos políticos sin justificaciones de fondo. Correo: tomeloconcalmacolumna@gmail.com Twitter: @Fernando_MoraG Facebook: Fernando Antonio Mora * Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana. Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles