Lo bueno, lo malo y lo feo del #EncuentroCCE

  • URL copiada al portapapeles


22 Abr 2016
Carlos Gómez

El encuentro entre integrantes del Consejo Coordinador Empresariales (CCE) y los candidatos a la gubernatura de Puebla, dejó cosas buenas, malas y feas que deben destacarse.

Por ejemplo, lo bueno del formato fue que no se permitió el ataque entre los cinco candidatos y se privilegiaron las propuestas sobre temas específicos como la seguridad, economía y el Impuesto Sobre la Nómina (ISN).

Debe señalarse que Tony Gali tuvo una destacada participación porque iba muy bien preparado sobre los temas pactados con anterioridad.

Supo manejar los tiempos otorgados de sus intervenciones y jamás perdió la concentración en sus respuestas.

En el caso de Blanca Alcalá titubeó un poco y en su primera intervención desaprovechó prácticamente un minuto por falta de concentración.

Sin embargo, conforme avanzó el evento cerró de mejor forma y prácticamente se adueño del cierre del encuentro.

En tanto que Ana Teresa Aranda resultó como la que mejor lució en el evento con los empresarios.

La candidata independiente tuvo la habilidad de ser cómica en el momento preciso, de lanzar frases como “los gastos de representación que ni Obama tiene” o en la crítica a los mototractores “que no rompen ni un polvorón”.

Lo malo fue que Roxana Luna y Abraham Quiroz quedaron a deber.

En el caso de Roxana Luna estuvo muy nerviosa en muchas de sus intervenciones, no supo explicar con claridad varias de sus ideas planteadas y ella misma se enredaba con sus propuestas.

Y ni qué decir del académico Abraham Quiroz que jamás supo plantear con claridad la mayoría de sus ideas.

Sus intervenciones no eran claras, ni directas y sólo daba vueltas a las mismas palabras sin concretar una idea precisa.

Ambos candidatos desperdiciaron una importante oportunidad para meterse a la campaña.

Lo feo fue sin duda la falta de preparación de la logística que puso en serios aprietos a Fernando Canales.

El moderador se equivocó al principio del evento al dar la primera intervención a Blanca Alcalá, cuando en realidad le correspondía a Ana Teresa Aranda.

Se le cayeron las esferas con los números de los candidatos.

Lo que también no agradó fueron las largas intervenciones de los dirigentes empresariales que rompieron en repetidas ocasiones con el ritmo de las intervenciones de los candidatos.

Además de la falta de promoción del encuentro ya que en su mejor momento la transmisión directa a través de Youtube no llegaba ni a las 900 personas.

El ejercicio fue bueno, pero quedó mucho a deber.

Así que todo quedará para el debate que organizará el Instituto Electoral del Estado.

Ahí sí habrá debate.

* @gomezcarlos79

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles