¡Mediocre!, señor Sarmiento, ¡mediocre! Ése es el significado de perico perro

  • URL copiada al portapapeles

Luis GARCÍA


04 Nov 2016

Haciendo alarde de su escaso conocimiento de la lengua y de las leyes, Adrián Sarmiento, un bravucón de feria que se dice "periodista de profesión", el día 31 de octubre, salió a dragonear en el programa de radio "Al día", que se transmite a través de www.oxygnradio.com, insultos y difamaciones dignos de la jerga de un mercado.

En dicha transmisión, Adrián Sarmiento, Miguel Ángel González y otra colaboradora, realizaron un "sesudo" análisis de mi artículo anterior, titulado "Oscuras reuniones conspiran contra Antorcha". En aquel artículo, denuncio la grave violación a las garantías constitucionales en que incurren las autonombradas "Fuerzas vivas" de Atlixco, al hacer un llamado público de odio y rechazo hacia nuestra organización. El motivo del análisis llevado a cabo por los periodistas citados no es otro que continuar con la campaña negra que han desatado en contra del Movimiento Antorchista. Pues bien, he aquí algunas precisiones.

En su intervención, el señor Sarmiento afirma que la expresión perico perro no existe; que la palabra serrar, está mal escrita, puesto que debería escribirse con "c" (cuando hablamos de serrar madera, cabe aclarar); que los diputados, por ley no pueden llevar obras a las comunidades y que el que esto escribe lo ha mandado a amenazar.

Respecto al origen de la expresión perico perro, perico-perro o pericoperro, podemos citar varios textos a los que nuestro profesional del periodismo pudiera recurrir para cubrir sus lagunas mentales. En primer lugar le recomendamos Historia de modismos y refranes mexicanos (1921) de José Trinidad Laris, en el que se precisa un posible origen de esta expresión tan común entre los mexicanos. El autor nos explica que a finales del siglo XVIII existía un juego llamado "El laberinto", muy parecido al juego "Serpientes y escaleras", en el que en una de las casillas se leía "Si al perico parlero o al fiel perro fueras a caer, ahí estarás hasta que otro, con compasiva mano te saque". Por lo que ahora, con el paso del tiempo, se ha convertido en un frase que alude a una persona estancada en una situación mediocre económica, cultural o social. Exactamente como algunos periodistas que faltos de convicción crítica y objetiva, vendidos a intereses oscuros, renuncian a todo ejercicio honesto de su profesión y se lanzan como canes de caza a atacar con calumnias y difamaciones a los enemigos de sus padrinos.

En cuanto a la afirmación de que "los diputados, por ley, no pueden llevar obras y recursos a sus comunidades", hay saber que aunque el principio de división de poderes establece una facultad preferente para cada uno de los poderes federales, esto no quiere decir que estén limitados a dicha función. La facultad principal de los diputados es la de participar en la iniciación y formación de leyes federales, tal como lo señala nuestra Constitución; sin embargo, ésta no es su única facultad y obligación, pues al ser elegidos directamente por el voto de la población, están obligados a defender los intereses de los habitantes de su distrito o circunscripción. Por tal motivo, el artículo 74 fracción IV de nuestra Constitución, los faculta para participar en la discusión y aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, donde los diputados pueden gestionar y etiquetar recursos dentro del propio presupuesto para desarrollar infraestructura de salud, educación, comunicaciones y en general, buscar mejorar las condiciones de vida de sus representados a través de la aplicación de recursos federales. Por lo demás, en ninguna disposición constitucional se establece restricción alguna a su facultad natural de representación de la población. Por tanto, la tarea que estos realicen en materia de gestoría social ante diversas instancias gubernamentales o de la sociedad civil, de ninguna manera está fuera de sus facultades, siempre que su ejercicio esté dentro del marco de la ley y sea en beneficio de la población en general.

Como vemos, la ira de Don Adrián lo lleva a vociferar todo tipo de atropellos y algunos tan absurdos como afirmar que "serrar" está mal escrito. Lo invito cordialmente, afamado periodista, no a un duelo, sino a revisar el diccionario cada vez que se tope con una palabra desconocida, y cerciorarse de que no existe, antes de lanzarse a afirmar que está mal escrita. De lo contrario no logrará otra cosa que exhibirse, o en lenguaje que mejor entienda: "le va a aflorar la ignorancia".

A pesar de esto, hay tres cosas que me parecen aún más preocupantes, dichas en el furor de su verborrea: la primera es que él asegura "que yo, lo he mandado a amenazar"; esto no es sino otro genial invento de nuestro amigo, ¿con qué intención? No lo sé, pero debiera presentar pruebas, y no seguir abonando al basurero de mentiras que se ha levantado contra los antorchistas. La segunda me parece reveladora de su calidad profesional: "no necesito probar nada contra Antorcha… para afirmar lo que digo", sostuvo el periodista; aquí está resumida la filosofía y calidad moral del señor periodista. Usted no necesita demostrar nada al público que lo escucha, sólo vociferar insultos y repetir e inventar calumnias, ¡que para eso le pagan! Y la tercera es mostrar mi protesta por la serie de vulgaridades espetadas contra la diputada federal Hersilia Córdova y el presidente constitucional de Atlixco, José Luis Galeazzi, porque esto demuestra el uso agresivo de un programa de radio, lo cual es un ultraje a quienes son atacados de esta manera y un uso ilegal de un medio de comunicación, pues incita al odio.

En mi calidad de ciudadano y en el uso de mi derecho a la libre expresión debo decir que me parece verdaderamente vergonzosa la manera con que se "informa", a base de vulgaridades, en el programa que conduce Adrián Sarmiento. Me parece que el programa "Al día" debiera mostrar un poco más de respeto, no sólo por aquellos a quienes ofende sino por su propia audiencia, y evitar las vejaciones y palabrería vulgar, cuyo único objetivo es azuzar a las autoridades en contra de Antorcha y despertar el odio popular en nuestra contra.

De nueva cuenta hago el llamado al pueblo de Atlixco a reconocer a los verdaderos enemigos de la tranquilidad social, a los verdaderos calumniadores, espoliques de los cacicazgos y enemigos del desarrollo. Por Antorcha hablan los hechos, las obras y las demandas ganadas para el pueblo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles