Cuide lo que comparte en redes cuide a quién y qué valida

  • URL copiada al portapapeles

Martín CORONA


18 Nov 2016

En días pasados el Secretario de Educación de México fue corregido por una niña de primaria, ya que invitó en varias ocasiones "a ler" en lugar de "leer". El video mostró unos cuantos segundos, podía verse a la directora de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 36 y un escenario estilo festival de jardín de niños detrás. De inmediato la comunidad intelectual en redes sociales (escritores, promotores de lectura, columnistas, analistas y un largo etcétera) replicaron la nota, se burlaron e hicieron escarnio de la misma.

Y aquí nos detenemos, por qué el video se volvió "viral" en menos de un día lo cual se puede deber a una sola cosa: dinero. Un video en redes sociales solamente puede viralizarse rápido y fuerte si hay una inversión económica de por medio. Además, puede notarse el trabajo de edición del mismo cuando la niña llama al secretario Aurelio Nuño y le dice en voz baja, casi en secreto: "se dice leer". El micrófono apenas pudo registrarlo, pero en el video le suben el volumen y se escucha claramente.

Habría que ser un ciudadano común y corriente, un decente pagador de sus deudas de tarjetas e impuestos, para creer que este video busca evidenciar la estulticia y falta de cultura de un político. ¿Por qué? Porque no hace falta ningún video para saber que la clase política puede ser muchas cosas menos cultos e inteligentes, no al menos quienes están todo el tiempo frente a cámaras.

La primera versión de la nota afirmó que todo fue en un acto en una escuela de Puebla, después se afirmó que la directora de dicha escuela –inexistente, falsa– había suspendido a la niña durante una semana por haber "corregido y faltado al respeto al invitado especial". Vaya montón de absurdos en fila. Este es el ejemplo clarísimo del "periodismo" en redes sociales, del arduo trabajo de descrédito para la información rápida.

Lo primero que debemos tomar en cuenta es que este video está hechizo, manipulado, puesto ahí con una finalidad. Desconozco cuál puede ser dicho motivo, pero sí sé que la clase intelectual de este país descubrió que un bobo llamado Enrique Peña Nieto quería ser presidente a partir de una serie de comentarios en ¡una feria del libro! La figura del actual presidente estaba bien posicionada para los televidentes de televisa, pero muchísimos intelectuales no tenían idea de su existencia. No hay duda que las ferias del libro se convierten en espacios maravillosos para hacer manejos mediáticos de manera política. Puesto que impactan a un sector de la sociedad que sí vota, que sí tiene opiniones y, a veces, es escuchado.

Es muy interesante cómo se volvió viral, cómo lo importante fue destacar el nombre del político "Aurelio Nuño", su imagen de joven político, su manera "popular" y su lenguaje desenfadado y falsamente popular. Se le ha criticado de no pertenecer al pueblo, de no conocer al magisterio y, ahora, de tener un lenguaje flórido y populachero. Habría que ser muy inocente para pensar que las cosas que se viralizan son así y es la fortuna y el azar quienes actúan.

Al menos yo no me trago este cuento de "ler", en principio es notoria una estrategia para mandar la atención de la gente hacia una figura política y, ahí sí creo que se aprovechará el asunto, para mandar prensa, menciones, hashtags y todo tipo de info en redes hacia un evento que viene deslucido y complicado la FILIJ 2016.

La Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil cambió su sede del Centro Nacional de las Artes al Parque Bicentenario, cambió la organización y la logística y también ha cambiado su estructura. En el afán de hacerla "crecer" si usted entra por los stands de libros y quiere ir un concierto en el foro principal deberá caminar por jardines aproximadamente un kilómetro, además de que deberá habituarse al frío de otoño y las lluvias aisladas.

Si bien hay gente, no está vacía la FILIJ, sufrió un cambio que le traerá consecuencias importantes y la primera es la re estructuración de su organización y la falta de público. Al menos para la gente de CDMX aquello que esté más fuera de sus calles centrales es lejos, lejísimos. Y no por la distancia sino por las vallas de tráficos que se hacen dentro de la ciudad.

Y bueno, ojalá este tema absurdo y bobo sirva para varias cosas: la primera es empoderar más a los niños en eventos de este tipo, que no sean sólo para una foto, sino que tengan voz y puedan hacer estos y muchos más comentarios. Seguro que eso zangoloteará a muchos.

Luego, que si bien el trabajo mediático de la política es el despiste, nosotros como usuarios seamos más cautelosos y pensemos bien, leamos bien, analicemos bien, antes de servir como canal de promoción de lo que "supuestamente" despreciamos.

Y finalmente quiero invitarlos a todos a que vayan a la FILIJ y a la FILOAX 2016, ambas grandes y maravillosas fiestas del libro y la cultura. Cierro con esta joya de las declaraciones políticas en México: "Pos orita los van a llevar (..) para que los empiecen a ler".

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles