Horizontes

  • URL copiada al portapapeles

Tere MORA GUILLÉN


25 Nov 2016

¿En verdad llegará Donald Trump a ser proclamado presidente de los Estados Unidos? En lo personal no deseo nada malo para el magnate republicano, pero sinceramente al ver la actitud de Trump, uno desearía que la moneda tuviera otra cara, durante la investidura del 45 presidente de la Unión Americana que tendrá lugar el próximo 20 de enero del 2017 en Washington.

Y es que hasta ahora Trump ha sido electo, en la primera etapa de los comicios presidenciales de Estados Unidos, que se realizaron el 8 de noviembre, el republicano todavía no es oficialmente presidente del país, y es que será hasta el 19 de diciembre cuando se llevará a cabo otra fase de votación, la del denominado Colegio Electoral -encuentro de los compromisarios- elegidos en cada estado.

Esta reunión fue creada a fines del siglo XVIII, para evitar el populismo y brindar oportunidad a los estados con escasa población de tener derecho al voto. Los electores son senadores y personas públicas que gozan de prestigio social. Su número en cada estado es conforme al número de habitantes y equivale al número de congresistas. Esto explicó el politólogo Alexandr Petrov a la Agencia Federal de Noticias Políticas. El especialista subrayó que, "como regla general, estos electores votan por el candidato que les han encomendado votar los ciudadanos". Y abunda:

-"Parece imposible que los compromisarios no respeten la orientación del voto marcada por los electores, pero esa sería una de las únicas opciones de Clinton, para ser finalmente elegida como la nueva presidenta de EEUU". 

Al menos a mí me entusiasma y alienta pensar que queda al menos un último recurso, para evitar que el magnate no llegue a la presidencia, es más, preferiría que la otra cara de la moneda tuviera cara de mujer. Que ganara la racionalidad y el buen juicio, por el bien de todos los mortales de la tierra, de quienes nos sentimos agraviados por Donald Trump, que lo mismo arremete contra los inmigrantes, que contra los periodistas; que hasta ahora resulta una amenaza por su sin razón, que tiene temblando a los mercados y a los habitantes del orbe.

Y es que a México no le iría de lo mejor con Trump que no nos quiere y si le apuesta a la edificación del muro, y a la deportación de connacionales. Si es en Cuba seguramente permanecerá el bloqueo económico que tanto daño causa a la isla; Japón –aliado de Washington-, también está en riesgo de convertirse en uno de los perdedores luego del triunfo del republicano.

Según Trump, Tokio y Seúl no deben recurrir a la asistencia externa incluso en caso de una amenaza nuclear por parte de China o Corea del Norte

Por su parte Teherán también pierde con el triunfo de Trump, quien junto con sus correligionarios republicanos, han criticado el acuerdo firmado por el P5+1 e Irán en julio de 2015. Ya el propio Trump señaló que es "uno de los peores acuerdos", y que lo anularía de convertirse en presidente.

Con respecto al continente europeo, Donald Trump provoca "antipatía ideológica y política". El presidente de Francia, François Hollande, manifestó que:-"Tras la victoria de Trump, quedó claro que Europa debe cuidar de sí misma". Los políticos alemanes expresaron sin rodeos que no estaban satisfechos con los resultados de las presidenciales en EEUU, ya que el triunfo de Trump pone en peligro la cooperación entre Washington y Bruselas en los ámbitos político, económico y militar.

Los pocos beneficiados con la victoria del republicano son los mandatarios de Rusia y Siria, Vladímir Putin y Bashar Asad. El candidato republicano mostró su respeto a Putin en diversas ocasiones, aunque nunca se ha reunido con él. Donald Trump incluso indicó que iba a estudiar la cuestión del reconocimiento de Crimea como parte de Rusia. Además, afirmó que Washington no iba a ayudar a los aliados europeos de la OTAN, en caso de que se produjera una "agresión rusa". 

Trump también resulta favorable para el líder de Siria, Bashar Asad, puesto que -según el nuevo presidente de EEUU- Washington solo va a luchar contra los terroristas de Daesh y del Frente al Nusra -organizaciones proscritas en Rusia y otros países-, y no contra las autoridades del país. Además el republicano nunca criticó la operación militar rusa en Siria. Por su parte el líder de China, Xi Jinping, está a favor con las críticas de Trump hacia las políticas de Barack Obama en Asia, que amenazan a los intereses de Pekín

Aquí tenemos que somos más los que perdemos con el triunfo de Trump. Mientras ciudadanos norteamericanos siguen realizando manifestaciones de protesta por el casi inminente triunfo, de quien los habrá de gobernar al menos dentro de los próximos cuatro años.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles